Tiempo Total
2 H 10 Min
Tiempo Activo
20 Min
Tiempo Prep
50 Min
Porciones
10

Las pechugas de pollo se rellenan de queso manchego y un guiso a base de chiles poblanos y flor de calabaza, se fríen y se bañan en un delicioso mole de tamarindo casero.

Cómo hacerlo

1. Derrite 1 barrita de mantequilla en un sartén grande a fuego medio. Agrega la cebolla y fríe hasta que se haya acitronado, aproximadamente 5 minutos. Añade las rajas de chile poblano, flor de calabaza y sal, y cocina durante otros 5 minutos. Retira del fuego y permite que se enfríen un poco.

2. Sazona las pechugas con sal y pimienta, rellénalas con el guiso anterior y una tira de queso. Enróllalas y asegúralas con un palillo.

3. En un sartén limpio, derrite la otra barrita de mantequilla con un poco de aceite. Una vez caliente, agrega los rollos de pechuga rellenos y fríe hasta que queden bien dorados y cocidos, entre 8 y 10 minutos. Escurre el exceso de grasa en papel absorbente.

4. Corta las pechugas rellenas en rodajas y sirve bañadas en mole de tamarindo.

5. Mole de tamarindo:
Remoja el tamarindo en el agua caliente durante 1 hora. Retira la cáscara y las semillas para obtener solamente la pulpa.

6. Calienta el aceite en un sartén a fuego medio. Agrega los chiles y fríe ligeramente hasta que se hayan suavizado, cuidando que no se doren. Escurre y remoja en 2 tazas de caldo durante 30 minutos.

7. Calienta un comal a fuego medio-alto y asa en éste el jitomate, cebolla y ajo. Luego, muele todo en licuadora con un poco caldo. Vierte dentro de una olla mediana.

8. Tuesta las almendras, nueces, cacahuate y ajonjolí. Luego, muélelos también en la licuadora con poco caldo. Vierte dentro de la olla con los jitomates.

9. Licúa los chiles junto con el caldo en que se remojaron y agrégalos a la misma olla.

10. Muele la pulpa de tamarindo junto con los duraznos, pasitas y otro poco de caldo de pollo. Vierte dentro de la olla y agrega los clavos, canela, azúcar, sal y chocolate.

11. Coloca la olla sobre la estufa y cocina a fuego lento durante 10 minutos, revolviendo frecuentemente. Si el mole queda muy espeso, añade caldo hasta obtener la consistencia deseada.

Tal Vez Te Guste