Tiempo Total
1 H 55 Min
Tiempo Activo
1 H 25 Min
Tiempo Prep
30 Min
Porciones
12

La carne de pollo se cuece y se deshebra; luego se guisa en una salsa de tomates verdes, chile ancho y chile de árbol hasta lograr una consistencia espesa, como la del atole.

Cómo hacerlo

1. Coloca el pollo y las pechugas en una olla con agua a fuego medio-alto. Agrega la cebolla, orégano y sal. Deja que hierva, tapa y cocina a fuego lento hasta que se haya cocido completamente, aproximadamente 25 minutos. Retira la piel de las piezas de pollo y deshebra muy finamente. Cuela el caldo y licúa las pechugas extras con un poco de éste. Reserva 1 litro de caldo para salsa.

2. Aparte, cuece la pierna de cerdo en una olla con agua, cebolla, ajo y sal durante aproximadamente 50 minutos, o hasta que se haya cocido completamente. Deshebra la carne finamente y cuela el caldo. Licúa la masa con suficiente caldo y cuela. Reserva el caldo restante.

3. Muele los tomates crudos, ajos, chile ancho y chile de árbol junto con el caldo de pollo. Cuela y fríe en una cacerola con la manteca bien requemada. Deja que hierva a fuego lento durante 5 minutos.

4. Agrega el pollo deshebrado, la pierna deshebrada y las pechugas licuadas. Deja que hierva otros 5 minutos. Por último, agrega la masa licuada y colada, moviendo constantemente para que no se pegue. Deja que hierva entre 20 y 25 minutos más hasta que tome un punto de atole y agrega caldo de pollo y de cerdo conforme sea necesario.

Tal Vez Te Guste