Tiempo Total
1 H 10 Min
Tiempo Activo
15 Min
Tiempo Prep
55 Min
Porciones
4

El conejo se macera en vino blanco, se cuece y por último se guisa en un adobo de chiles mirasol o chilacates con jugo de naranja, vinagre y varias especias.

Cómo hacerlo

1. Coloca las piezas de conejo en un recipiente con tapadera y cubre con el vino blanco. Tapa el recipiente y deja que se macere, dentro del refrigerador, durante toda la noche.

2. Al día siguiente, retira la carne del recipiente y cuece en una olla con agua, sal, 3 dientes de ajo y cebolla. Deja que suelte el hervor, tapa y cuece a fuego lento durante un periodo de 30 a 45 minutos.

3. Mientras, prepara el adobo: hierve los chiles en suficiente agua hasta que se hayan ablandado. Ya suaves, muélelos en la licuadora junto con 1 diente de ajo, comino, pimienta, laurel, orégano, canela, jengibre, jugo de naranja y vinagre.

4. Calienta el aceite en una cacerola mediana. Cuela el adobo sobre la cacerola y agrega el vino blanco en que se maceró la carne y un poco del caldo de cocción. Deja que suelte el hervor y agrega el conejo cocido. Sazona con sal y cocina a fuego lento durante 10 minutos, o hasta que el adobo quede ligeramente espeso.

5. Acompaña con hojas de lechuga orejona y adorna con rebanadas de cebolla desflemada y rabanitos.

Tal Vez Te Guste