Tiempo Total
1 H 15 Min
Tiempo Activo
30 Min
Tiempo Prep
45 Min
Porciones
12

Un mole dulce hecho en casa y sin tantas complicaciones. Esta receta lleva la mayoría de los ingredientes tradicionales, pero no requiere del esfuerzo extra en el metate, ya que se muele en la licuadora.

Cómo hacerlo

1. Limpia todos los chiles. Tira los tallos y reserva las semillas en un recipiente.

2. Calienta suficiente manteca en un sartén grande y fríe los chiles cuidando de no quemarlos. Retira del sartén y reserva.

3. Fríe en la misma manteca el bolillo, las tortillas y las almendras peladas. Retira del sartén y reserva.

4. Finalmente fríe las semillas de los chiles y el ajonjolí.

5. Empieza a moler en partes los ingredientes junto con un poco de caldo de pollo a fin de lograr una consistencia suave y homogénea. Cuela los ingredientes conforme los vayas licuando y viértelos dentro de una olla de barro.

6. Empieza con los chiles; sigue con el bolillo, tortillas, almendras, semillas de chile y ajonjolí. Por último muele la cebolla, ajos, pimientas, clavos, orégano, canela y jengibre.

7. Revuelve bien todos los ingredientes colados dentro de la olla de barro y agrega el caldo necesario procurando que el mole no quede ni muy espeso ni muy aguado.

8. Agrega la tablilla de chocolate en trozos y deja que hierva para que ésta se desbarate. Agrega un poco de manteca quemada y cocina a fuego regular, sin dejar de menear. Si te gusta dulce, agrega más azúcar.

9. Una vez que el mole está bien sazonado y listo para comerse, sirve caliente, sobre las piezas de pollo cocidas.

10. Lo puedes acompañar con cebolla desflemada en limón, rodajas de pepino y arroz.

Tal Vez Te Guste