Tiempo Total
55 Min
Tiempo Activo
35 Min
Tiempo Prep
20 Min
Porciones
8

A diferencia de los chiles rellenos de queso, estos chiles poblanos van rellenos de frijoles, bañados en una salsa de jitomate y gratinados con queso manchego.

Cómo hacerlo

1. Asa los chiles poblanos a fuego directo, volteando constantemente. Cuando la piel empiece a ampollarse y se vea un poco quemada, retíralos del fuego y colócalos en una bolsa de plástico durante 5 minutos para que suden y puedan pelarse con más facilidad. Saca los chiles de la bolsa, pela y abre con mucho cuidado para desvenarlos y despepitarlos.

2. Calienta el aceite en una cazuela a fuego medio-alto. Agrega la mayor parte de la cebolla (reserva un poco para la salsa) y cocina hasta que se haya acitronado, aproximadamente 5 minutos. Agrega los frijoles y fríe los hasta que queden secos.

3. Aparte, en otro sartén con aceite a fuego medio, fríe el resto de cebolla, agrega el puré de tomate, agua y consomé de res. Deja que hierva a durante 10 minutos y prueba de sal.

4. Rellena los chiles con los frijoles refritos y coloca en refractario ligeramente engrasado. Baña con la salsa de jitomate y espolvorea con el queso.

5. Hornea a fuego medio durante 15 minutos y sirven con crema.

Tal Vez Te Guste