Tiempo Total
1 H 20 Min
Tiempo Activo
50 Min
Tiempo Prep
30 Min
Porciones
18

Capas de hojaldre rellenas de nuez y un poco de canela, y bañados con un jarabe sabor limón. Este pastelito encuentra su origen en el medio oriente.

Cómo hacerlo

1. Precalienta el horno a 180 °C. Engrasa la base y los lados de un molde rectangular de 20-23cm x 30 cm.

2. Mezcla las nueces con canela. Reserva.

3. Corta toda la pasta a la vez para ajustarla a las dimensiones del molde. Cubre el hojaldre con un paño húmedo para evitar que se seque mientras estás trabajando con el resto de los ingredientes.

4. Coloca dos capas de hojaldre en el molde y unta con mantequilla la capa superior. Espolvorea de 2 a 3 cucharadas de nuez.

5. Cubre con otras dos capas de hojaldre, unta la mantequilla y espolvorea la nuez. Repite este procedimiento hasta terminar. Debes tener entre 6 y 8 capas.

6. Con un cuchillo filoso, corta en formas de diamante o cuadros desde arriba hasta abajo.

7. Hornea durante 50 minutos o hasta que el pastel se vea dorado y crujiente.

8. Prepara la miel mientras que el baklava está en el horno. Hierve el agua y el azúcar hasta que ésta se disuelva. Agrega la miel y la cáscara de limón. Cocina a fuego lento de 15 a 20 minutos, luego retira del fuego y deja enfriar. Retira la cáscara de limón y desecha.

9. Saca el pastelillo del horno y baña inmediatamente con el jarabe ya frío. Deja enfriar. Manténlo descubierto para evitar que se aguade.

Tal Vez Te Guste