Tiempo Total
1 H 50 Min
Tiempo Activo
25 Min
Tiempo Prep
30 Min
Porciones
12

Una delicia de pan esponjoso con un toque de miel y ralladura de limón. Sencillo de hacer y con una aroma irresistible.

Cómo hacerlo

1. Coloca la leche en un tazón junto con la levadura, azúcar y sal; bate hasta que los dos últimos se disuelvan. Agrega 2 huevos y bate muy bien, luego incorpora la mantequilla fundida. Añade la ralladura de limón y la miel, batiendo hasta integrar. Por último, agrega poco a poco la harina, mezclando bien después de cada adición, hasta tener una masa manejable.

2. Vierte la masa sobre una superficie de trabajo enharinada. Enharina tus manos y amasa muy suavemente, agregando más harina conforme sea necesario, hasta que la masa deje de pegarse en tus dedos y la mesa. Forma una bola de masa.

3. Engrasa un tazón mediano con un poco de aceite y coloca la bola de masa adentro. Tapa con plástico adherente y deja reposar en un lugar tibio (puede ser bajo los rayos del sol) durante 40 minutos.

4. Separa la masa en piezas de 35 gramos de peso y forma bolitas. Acomoda las bolitas en el refractario o molde y barniza con el huevo restante. Espolvorea con ajonjolí. Tapa el molde con plástico adherente y deja reposar durante 15 minutos más.

5. Precalienta el horno a 180 ºC. Una vez lista la masa, hornea durante 25 minutos. Deja enfriar y sirve.

Tal Vez Te Guste