Tiempo Total
1 H 20 Min
Tiempo Activo
1 H 10 Min
Tiempo Prep
10 Min
Porciones
6

Este postre francés es verdaderamente fácil de hacer. Lo puedes refrigerar si prefieres comerlo frío. La superficie permanecerá crujiente.

Cómo hacerlo

1. Precalienta el horno a 140 °C.

2. Retira las semillas de las dos mitades de la vaina de vainilla con el lado sin filo de un cuchillo. Mezcla en una cacerola las semillas, vaina de vainilla, crema y leche. Calienta a fuego lento hasta que empiece a burbujear. NO DEJES HERVIR.

3. En un recipiente mezcla las yemas con el azúcar y bate bien. Agrega esta mezcla a la crema y calienta a fuego lento de 5 a 8 minutos. Repito, NO DEJES HERVIR porque se puede cortar.

4. Vierte la mezcla uniformemente en 6 refractarios pequeños. Coloca los refractarios dentro de un molde cuadrado y vierte agua fría en el molde hasta llegar a la mitad de los los refractarios. Hornea de 35 a 40 minutos.

5. Retira los refractarios del horno y deja enfriar a temperatura ambiente. Refrigera durante 3 horas o más.

6. Precalienta el horno a 240 °C antes de servir. Cubre cada refractario con el azúcar de manera uniforme. Coloca los refractarios en el horno de 2 a 3 minutos o hasta que el azúcar se dore y caramelice.

7. Deja enfriar a temperatura ambiente durante 2 minutos antes de servir.

Tal Vez Te Guste