Tiempo Total
3 H 15 Min
Tiempo Activo
55 Min
Tiempo Prep
15 Min
Porciones
8

Este flan suave se prepara con una buena cantidad de queso crema, además de los ingredientes tradicionales, y se hornea a baño María.

Cómo hacerlo

1. Precalienta el horno a 180 ºC (350 ºF).

2. Coloca la leche condensada, leche evaporada, huevos, queso crema, leche y vainilla en el vaso de la licuadora; licúa hasta integrar perfectamente.

3. Distribuye el azúcar en el fondo de una cacerola a fuego medio. Cocina hasta que las orillas empiecen a tomar un tono café, aproximadamente 1 minutos. Mueve el azúcar de las orillas hacia el centro con una espátula o cuchara de madera. Sigue cocinando, moviendo de vez en cuando, hasta tener un caramelo de color café dorado, entre 4 y 5 minutos.

4. Vierte el caramelo dentro de un refractario o molde para hornear de 20 centímetros de diámetro, cubriendo completamente el fondo y 2 centímetros de los lados. Deja que se endurezca y vierte encima el licuado de leches y queso.

5. Coloca 2 o 3 centímetros de agua hirviendo en un molde para hornear más grande que el molde del flan. Coloca el refractario con el flan dentro de este molde con agua, a fin de crear un baño María.

6. Hornea en el horno precalentado hasta que se cuaje y al insertar un cuchillo húmedo en el centro, éste salga limpio, entre 45 minutos y 1 hora. Retira del horno y deja reposar 5 minutos.

7. Refrigera el flan hasta que esté firme, entre 2 y 3 horas. Desmolda volteando sobre un plato grande, de forma que el caramelo quede encima.

Tal Vez Te Guste