Tiempo Total
1 H
Tiempo Activo
30 Min
Tiempo Prep
30 Min
Porciones
4

Capas de tortilla cubiertas con salsa de frijoles rellenas con queso fresco y rajas de chile poblano. Este pastel salado se sirve con crema y salsa de jitomates asados.

Cómo hacerlo

1. Precalienta el horno a 180 ºC. Engrasa con aceite un molde refractario mediano.

2. Muele los frijoles en la licuadora con un poco de caldo, hasta tener una salsa de frijol espesa.

3. Calienta 1 cucharada de aceite en una cacerola a fuego medio. Vierte los frijoles molidos y deja que suelten el hervor. Retira del fuego.

4. Calienta el resto del aceite en un sartén pequeño a fuego medio-alto. Pasa las tortillas por el aceite muy caliente para que se suavicen, pero cuidando que sus orillas no se doren. Escurre sobre toallas de papel.

5. Sumerge las tortillas en los frijoles. Cubre el fondo del refractario con una capa de tortillas cubiertas de frijoles. Distribuye encima parte del queso y las rajas de poblano. Repite el procedimiento de capas, hasta terminar con queso y rajas.

6. Tapa el pastel con papel aluminio y hornea durante 30 minutos.

7. Mientras, licúa los jitomates junto con los chiles, ajo y sal, hasta tener una salsa homogénea.

8. Sirve el pastel con crema encima y baña con la salsa de jitomate.

Tal Vez Te Guste