Tiempo Total
1 H 40 Min
Tiempo Activo
20 Min
Tiempo Prep
20 Min
Porciones
4

Pasta corta en una salsa de almejas con vino blanco y jitomatitos. El secreto en el delicioso sabor de esta receta es el terminar de cocinar la pasta en la salsa.

Cómo hacerlo

1. Coloca las almejas en un tazón, cubre con agua fría y agrega 1 cucharada de sal de grano. Deja remojar durante 1 hora y escurre.

2. Calienta el aceite en una cacerola a fuego medio. Agrega el ajo y sofríe hasta que tome un tono dorado claro. Agrega las almejas, jitomatitos y vino. Sube el fuego a alto solo durante 1 minuto, mientras el alcohol se evapora. Machaca los jitomatitos con la parte trasera de una cuchara de madera. Regresa el fuego a medio, tapa la cacerola y cocina las almejas durante 6 minutos, o hasta que las conchas se abran.

3. Apaga el fuego y desecha las almejas cuyas conchas no se hayan abierto. Reserva unas cuantas almejas dentro de su concha para decorar el platillo, y saca el resto de sus conchas. Cuela el líquido de cocción de las almejas cubriendo el colador con una manta de cielo. Desecha el ajo y regresa el líquido y las almejas a la cacerola para mantenerlas calientes.

4. Cuece la pasta en abundante agua con sal de acuerdo a las instrucciones del paquete. Tres minutos antes de que termine de cocinarse, saca la pasta del agua con ayuda de una espumadera y colócala dentro de la cacerola con las almejas. Mezcla y termina de cocinar a fuego medio, agregando un poco del agua en que se coció la pasta (solo conforme sea necesario para que la pasta y la salsa se unan correctamente).

5. Pasa la pasta a un tazón, espolvorea con perejil y decora con las almejas en su concha. Lleva a la mesa y sirve.

Tal Vez Te Guste