Tiempo Total
50 Min
Tiempo Activo
Tiempo Prep
20 Min
Porciones
450

Prepara tu propia lasaña en casa con solo tres ingredientes y sin necesidad de una máquina para pasta casera.

Cómo hacerlo

1. Coloca la harina en una superficie de mármol o madera. Forma un pozo en el centro y agrega ahí los huevos y la sal.

2. Bate suavemente los huevos con ayuda de un tenedor, incorporando poco a poco la harina más cercana. Poco a poco los huevos y la harina se irán mezclando hasta formar una masa aguada.

3. Toma un cortador de masa e incorpora el resto de la harina en la masa, moviéndola de las orillas del pozo hacia el centro. El cortador de masa evitará que tus manos se vuelvan pegajosas y ayudará a que la masa se integre de forma más homogénea. Si la masa queda demasiado dura, agrega un poco de agua (1 cucharada a la vez).

4. Cuando se forme una bola, empieza a amasar con tus manos. Aplana la bola, estírala y dobla los extremos superior e inferior hacia el centro; rota 45 grados y repite el procedimiento.

5. Sigue amasando durante aproximadamente 10 minutos hasta tener una masa suave y tersa.

6. Forma una bola, coloca en un tazón y tapa con plástico adherente. Refrigera durante por lo menos 1 hora antes de usar.

7. Extiende la masa con un rodillo o una máquina para hacer pasta.

8. Divide la masa en 3 piezas del mismo tamaño. Toma una pieza y aplana un poco. Extiende con el rodillo 5 o 6 veces. Rota la masa 45 grados y extiende de nuevo otras 5 o 6 veces. Sigue extendiendo y rotando la masa de la misma manera, hasta tener un grosor uniforme.

9. Extiende la masa a 1 milímetro de grosor y corta en hojas rectangulares de acuerdo a la forma y tamaño de tu refractario. Coloca sobre una servilleta de tela enharinada y deja orear unos 30 minutos. Si la lasaña queda lo suficientemente delgada, no necesitarás cocerla antes de hornear.

Con rodillo

11. Divide la masa en 3 piezas del mismo tamaño. Toma una pieza y cubre el resto con plástico adherente. Aplana la masa entre tus manos, luego pásala por la máquina para hacer pasta, con los rodillos abiertos al máximo. Espolvorea con harina y pasa de nuevo por los rodillos abiertos al máximo, unas 3 o 4 veces, enharinando y doblando la pasta entre cada pasada, hasta que la pasta se sienta tersa (no pegajosa) y tenga una forma y tamaño más uniforme.

12. Cierra los rodillos a la 3ra. posición más abierta y pasa la masa de nuevo. Ahora cierra los rodillos a la 2da. posición más cerrada y pasa la masa una vez más.

13. Corta la hoja de masa a la mitad, a lo ancho. Pasa la a primera mitad de masa por los rodillos en la posición más cerrada. Terminarás con una hoja de pasta larga y delgada. Coloca con cuidado sobre una servilleta de tela enharinada. Repite el procedimiento con el resto de la pasta hasta tener 6 hojas de masa largas.

14. Corta las hojas de acuerdo al tamaño de tu refractario y deja orear 30 minutos. No necesitas cocer esta lasaña antes de hornear.

Con máquina para pasta fresca

Tal Vez Te Guste