Tiempo Total
55 Min
Tiempo Activo
20 Min
Tiempo Prep
25 Min
Porciones
8

Estos trozos de corazón de alcachofa empanizados y fritos, calientes y crujientes, se sirven como botana o entrada.

Cómo hacerlo

1. Limpia las alcachofas, retira las hojas duras y rebana la parte superior. Corta a la mitad y retira el “pelo”.

2. Corta los corazones de alcachofa limpios en gajos. Coloca en un tazón, cubre gon agua y agrega el jugo de limón. Deja remojar de 10 a 20 minutos para eliminar el sabor amargo. Escurre y seca con toallas de papel.

3. Calienta el aceite en una cacerola honda a fuego medio-alto. Revuelva los gajos de alcachofa en la harina, luego sumérgelos en el huevo batido y cúbrelos con pan molido.

4. Fríe los gajos de alcachofa en el aceite caliente, unos cuantos a la vez, asegurándote de que se cuezan por dentro sin quemarse por fuera (si es necesario, ajusta la temperatura del aceite). Retira del aceite con una espumadera y escurre el exceso de grasa sobre toallas de papel. Espolvorea con sal y sirve.

Tal Vez Te Guste