Tiempo Total
50 Min
Tiempo Activo
30 Min
Tiempo Prep
20 Min
Porciones
4

Pasta y trozos de calabaza guisada en vino blanco, en una salsa de queso gorgonzola con leche. Una receta italiana auténtica.

Cómo hacerlo

1. Calienta el aceite en una cacerola grande a fuego medio. Agrega la cebolla y sofríe hasta que se vea transparente, cuidando que no se dore. Agrega la calabaza, salvia y una pizca de sal. Revuelve bien para cubrir la calabaza con el aceite y cocina durante 5 minutos.

2. Vierte el vino sobre la calabaza, sube el fuego y deja que hierva hasta que el alcohol se evapore. Reduce el fuego a medio, agrega el agua, tapa y cocina durante 30 minutos o hasta que la calabaza se suavice y puedas picarla fácilmente con un tenedor. Revisa de vez en cuando y, si es necesario, agrega un poco de agua.

3. Unos 15 minutos antes de que la calabaza esté lista, llena una olla grande con agua, agrega sal y calienta a fuego alto hasta que hierva a borbotones. Añade la pasta y cuece al dente de acuerdo a las instrucciones del paquete.

4. Mientras tanto, coloca la leche junto con el queso gorgonzola en una cacerola grande a fuego medio. Cocina, sin dejar de mover, hasta que tener una salsa cremosa.

5. Escurre la pasta cocida, reservando 1/2 taza del agua de cocción. Coloca la pasta dentro de la salsa de gorgonzola y revuelve para cubrir bien. Agrega la calabaza y un poco del agua reservada. Mezcla muy bien.

6. Sirve inmediatamente y espolvorea con queso parmesano.

Tal Vez Te Guste