Tiempo Total
1 H 10 Min
Tiempo Activo
10 Min
Tiempo Prep
1 H
Porciones
5

El maridaje entre el dulce de la calabaza y el picor del queso gorgonzola en este exquisito platillo italiano es, sin duda, producto de una invención divina.

Cómo hacerlo

1. Precalienta el horno a 180 °C. Forra con aluminio una charola para hornear.

2. Coloca la pulpa de calabaza en la charola y hornea en el horno precalentado hasta que se suavice, entre 30 y 45 minutos. Retira del horno y deja enfriar. Machaca muy bien la calabaza, eliminando el exceso de agua.

3. Mientras la calabaza se hornea, cuece las papas en agua hirviendo hasta que puedas picarlas fácilmente con un tenedor, aproximadamente 20 minutos. Escurre, deja enfriar hasta que puedas manejarlas con las manos y pela. Machaca las papas en un tazón.

4. Enharina una superficie de trabajo. Coloca sobre ésta la calabaza y papas machacadas, y mezcla muy bien. Agrega el huevo, sal, nuez moscada y harina. Amasa durante unos minutos, agregando más harina si la masa está demasiado floja. El resultado final será una masa firme, pero suave y tersa.

5. Toma un trozo pequeño de masa y tapa el resto con una servilleta de tela para evitar que se seque. Forma una tira larga y delgada con el trozo de masa. Corta la tira en piezas de aproximadamente 2 centímetros de largo. Marca los ñoquis pasándolos por los dientes de un tenedor (esto ayudará a que la salsa se quede en los ñoquis).

6. Una vez listos, coloca los ñoquis en un plato espolvoreado con harina. Sepáralos entre sí para evitar que se peguen. Repite el procedimiento con el resto de la masa.

7. Coloca los ñoquis en el congelador y hierve abundante agua con sal en una olla grande. Los ñoquis no necesitan congelarse, pero el ponerlos en el congelador durante unos minutos ayuda a que conserven su forma.

8. Mientras, preparar la salsa. Calienta la mantequilla en una cacerola y fríe la salvia durante unos minutos. Agrega el queso gorgonzola y deja que se derrita un poco. Añade la leche y cocina a fuego medio-bajo de 5 a 7 minutos, moviendo constantemente.

9. Saca los ñoquis del congelador y agrega inmediatamente a la olla con el agua hirviendo; cuece hasta que empiecen a flotar. Retira de la olla con una espumadera y coloca dentro de la cacerola con la salsa. Revuelve con cuidado para cubrirlos bien.

10. Sirve inmediatamente y espolvorea cada porción con queso parmesano.

Tal Vez Te Guste