Tiempo Total
2 H 30 Min
Tiempo Activo
1 H
Tiempo Prep
1 H
Porciones
8

Ravioles de pasta fresca casera rellenos de calabaza con queso parmesano y un toque de romero. Un poco laboriosos, pero valen la pena.

Cómo hacerlo

1. Precalienta el horno a 250 ºC.

2. Corta la calabaza a la mitad y desecha la placenta y las semillas. Barniza la pulpa con aceite de oliva y sazona con sal, pimienta y mitad del romero picado. Coloca las mitades de calabaza sobre una charola para hornear, con la pulpa expuesta hacia arriba.

3. Hornea en el horno precalentado durante 1 hora o hasta puedas picar la pulpa fácilmente con un tenedor. Retira del horno y deja enfriar a temperatura ambiente.

4. Saca la pulpa de la calabaza con una cuchara y coloca dentro de un tazón. Desecha la cáscara. Mezcla la pulpa de la calabaza con el queso parmesano, sal, pimienta, romero restante y nuez moscada. Reserva.

Prepara el relleno

6. Corta la masa en 6 porciones iguales. Toma una pieza y cubre el resto con plástico auto-adherente. Aplasta la pieza de masa entre las palmas de tus manos, luego pásala por la máquina para hacer pasta, entre los rodillos lo más abiertos posible. Espolvorea con harina, dobla a la mitad a lo largo y pásala por la máquina unas 3 o 4 veces más (siempre enharinando, doblando y pasando entre los rodillos abiertos), hasta que la masa empiece a tomar cuerpo.

7. Cierra los rodillos de la máquina a la mitad y pasa cada hoja de pasta entre éstos una vez. Cierra los rodillos un poco más y pasa la pasta de nuevo. Corta cada hoja de pasta a la mitad, horizontalmente, para completar 12 hojas.

8. Finalmente, cierra los rodillos completamente y pasa cada hoja por la máquina una vez más. A este punto las hojas de pasta estarán largas y muy delgadas. Coloca las hojas sobre una superficie de trabajo enharinada y corta las orillas para tener 2 rectángulos del mismo tamaño.

9. Repite el procedimiento con las 10 hojas restantes, luego con las otras 5 porciones de masa.

Extiende la masa

11. Coloca cucharaditas del relleno de calabaza, separadas 2 o 3 centímetros entre sí, sobre una de las hojas de pasta. Redondea con tus dedos cada montoncito de relleno. Barniza con agua las orillas de la pasta y los espacios entre rellenos. Coloca una segunda hoja de pasta sobre la hoja con el relleno y presiona suavemente con tus dedos alrededor de cada relleno para eliminar el aire. Luego presiona firmemente para sellar las orillas y toda la pasta alrededor del relleno.

12. Corta un círculo alrededor del relleno con una cortador de galletas o un vaso pequeño. Si utilizas un cortador de ravioles, corta alrededor del relleno en forma de rejas para obtener ravioles cuadrados.

13. Coloca los ravioles sobre una charola enharinada y repite el proceso de elaboración con el resto de la pasta y el relleno. Deja reposar los ravioles durante 30 minutos antes de cocinar.

Rellena los ravioles

15. Calienta abundante agua con sal en una olla grande a fuego alto. Cuando hierva a borbotones, agrega los ravioles y cocina durante aproximadamente 3 minutos o hasta que empiecen a flotar. Saca los ravioles del agua hirviendo con ayuda de una espumadera.

16. Sirve con tu salsa favorita.

Cocina los ravioles

Tal Vez Te Guste