Tiempo Total
4 H 35 Min
Tiempo Activo
4 H 15 Min
Tiempo Prep
20 Min
Porciones
6

Tan fácil y deliciosa que te dará la sorpresa de tu vida. La pierna de chivo se baña en una salsa de tres chiles con diferentes hierbas y especias, y se cuece lentamente en el horno hasta que queda tan suave y jugosa que se derrite en tu boca.

Cómo hacerlo

1. Precalienta el horno a 180 ºC.

2. Enjuaga la pierna de chivo y sécala muy bien con toallas de papel. Coloca dentro de una cazuela de barro con tapadera (también puedes utilizar una cazuela de hierro). Sazona la carne con sal.

3. Hierve los chiles durante 10 minutos. Deja remojando en el agua mientras se enfrían un poco. Aparte, asa los jitomates hasta que su piel se haya quemado por todos lados y empiece a desprenderse. Pela.

4. Coloca todos los chiles dentro de la licuadora junto con los jitomates, vinagre, especias, hierbas secas y sal. Agrega 1/4 taza del agua en que hirvieron los chiles, y licúa muy bien. Cuela la salsa y vierte sobre la pierna de chivo, voltéandola para cubrirla completamente.

5. Tapa la cazuela y mete al horno precalentado. Hornea durante 4 horas, bañando la pierna con la salsa unas tres veces durante el proceso de cocción. La pierna estará lista una vez que empiece a desprenderse del hueso. Destapa y hornea durante 20 minutos más para que se dore un poco.

6. Sirve la birria caliente y acompaña con frijoles refritos y tortillas calientes.

Tal Vez Te Guste