Tiempo Total
1 H 25 Min
Tiempo Activo
45 Min
Tiempo Prep
40 Min
Porciones
14

Un pastel increíblemente delicioso gracias a la adición de oporto tanto en el pastel como en el glaseado.

Cómo hacerlo

1. Derrite el chocolate amargo y 3/4 taza de mantequilla a baño María, moviendo frecuentemente hasta integrar bien. Retira del fuego y deja enfriar a temperatura ambiente.

2. Precalienta el horno a 180 °C (350 °F). Engrasa un molde rosca de 25 centímetros de diámetro.

3. Bate las yemas y 3/4 de taza de azúcar en un tazón grande y con batidora eléctrica a velocidad alta, hasta que se esponjen, aproximadamente 5 minutos. Sin dejar de batir, agrega poco a poco 3/4 de taza de oporto y la harina. Envuelve el chocolate derretido ya frío.

4. Aparte, bate las claras de huevo con el cremor tártaro en un tazón limpio, hasta que estén espumosas. Agrega poco a poco 3 cucharadas de azúcar, y sigue batiendo hasta que las claras formen picos firmes. Envuelve suavemente 1/3 de las claras en la masa, luego envuelve rápidamente el resto, hasta tener una masa uniforme. Incorpora las nueces.

5. Vierte la masa dentro del molde engrasado y hornea durante 45 minutos o hasta que el pastel pase la prueba del palillo. Retira del horno y deja enfriar en el molde 10 minutos. Desmolda y deja que se enfríe completamente antes de glasear.

6. Para preparar el glaseado, coloca las chispas de chocolate, 1/2 taza de mantequilla y jarabe de maíz en un tazón resistente al calor. Coloca el tazón dentro de una cacerola con agua hirviendo suavemente, y cocina hasta que el chocolate se haya derretido. Agrega 1/2 taza de oporto y vainilla; mezcla y retira del fuego. Deja enfriar durante 30 minutos y vierte sobre el pastel ya frío.

Tal Vez Te Guste