Tiempo Total
35 Min
Tiempo Activo
5 Min
Tiempo Prep
30 Min
Porciones
16

Un fondant perfecto para cubrir todo tipo de pasteles o cupcakes. La glucosa y glicerina comestible las encuentras en tiendas especializadas en productos para pastelería.

Cómo hacerlo

1. Mezcla la gelatina con el agua fría en una cacerola pequeña o tazón resistente al calor y deja reposar unos minutos hasta que se espese. Calienta a fuego María hasta que se disuelva completamente.

2. Agrega la glucosa y la glicerina; mezcla bien. Agrega la manteca vegetal y, justo antes de que termine de derretirse, retira la mezcla del baño María e incorpora la vainilla. Revuelve y deja entibiar.

3. Coloca 4 tazas de azúcar glass en un tazón grande. Forma un pozo en el centro y, con ayuda de una cuchara de madera, integra la mezcla de grenetina tibia. Incorpora poco a poco el resto del azúcar glass, hasta que el fondant deje de pegarse en tus manos. Si el fondan se siente demasiado suave, agrega azúcar glass, si se siente demasiado duro, agrega agua (una gota a la vez).

4. Utiliza el fondant inmediatamente o coloca dentro de un recipiente hermético y refrigera. Antes de usar, saca del refrigerador y permite que alcance la temperatura ambiente. Amasa de nuevo hasta que se suavice. Extiende a un grosor de 1/2 centímetro.

Tal Vez Te Guste