Tiempo Total
1 H 30 Min
Tiempo Activo
50 Min
Tiempo Prep
25 Min
Porciones
12

Trozos de piña fresca le dan a este pastel un toque más natural y un sabor superior al del tradicional pastel volteado de piña que se prepara con fruta de lata.

Cómo hacerlo

1. Precalienta el horno a 180 ºC (350 ºF). Engrasa muy bien un molde para hornear de 23 centímetros de diámetro.

2. Mezcla muy bien la mantequilla derretida con el azúcar mascabado; distribuye uniformemente en el molde engrasado. Seca muy bien los trozos de piña, presionándolos suavemente con varias toallas de papel; acomoda sobre la mezcla de azúcar en el molde.

3. Cierne la harina junto con el polvo para hornear, sal y canela. Reserva.

4. Bate la mantequilla suavizada con el azúcar blanca en un tazón grande, hasta que se esponje. Agrega los huevos, uno por uno, batiendo bien después de cada adición. Incorpora la vainilla. Añade los polvos cernidos en tres tandas, alternando con la leche (empezando y terminando con los polvos). Bate bien después de cada adición.

5. Vierte la masa dentro del molde con la piña y coloca en el centro del horno. Hornea entre 45 y 55 minutos o hasta que pase la prueba del palillo. Retira el pastel del horno y deja sobre una rejilla de alambre durante 15 minutos. Pasa un cuchillo delgado por las orillas y voltea sobre un plato. Sirve tibio o a temperatura ambiente.

Tal Vez Te Guste