Tiempo Total
1 H
Tiempo Activo
30 Min
Tiempo Prep
30 Min
Porciones
12

Este volteado de piña se hornea en un sartén, dando como resultado un postre de sabor y apariencia tradicionales.

Cómo hacerlo

1. Precalienta el horno a 170 ºC (325 ºF).

2. Derrite 1/2 taza de mantequilla en un sartén de hierro al fuego más bajo (si lo deseas puedes utilizar otro tipo de sartén, siempre y cuando sea pesado y apto para el horno). Retira del fuego y espolvorea el azúcar morena sobre todo el fondo de la cazuela. Acomoda sobre el azúcar las rebanadas de piña necesarias para cubrir el fondo (sin encimar). Distribuye las cerezas entre las rebanadas de la piña.

3. Cierne la harina junto con el polvo para hornear y la sal. Reserva.

4. Separa los huevos en dos tazones. Bate las claras en un tazón grande hasta alcanzar el punto de nieve (cuando formen picos suaves). Agrega poco a poco el azúcar estándar, batiendo muy bien después de cada adición. Sigue batiendo hasta que las claras formen picos firmes al levantarlas con las aspas de la batidora. Aparte, bate las yemas en un tazón pequeño, con batidora a velocidad alta, hasta que estén muy espesas y de un color amarillo pálido.

5. Con ayuda de un batidor de globo o espátula de silicón, envuelve muy suavemente las yemas y los polvos cernidos en las claras batidas, utilizando movimientos giratorios de arriba hacia abajo. Envuelve 1 cucharada de mantequilla derretida y el concentrado de almendra. Vierte la masa sobre piña en el sartén.

6. Hornea el pastel en el horno precalentado de 30 a 35 minutos, o hasta que pase la prueba del palillo. Pasa un cuchillo por las orillas del pastel para separarlo del sartén. Deja dentro del sartén 5 minutos, luego voltea sobre un platón y retira el sartén.

Tal Vez Te Guste