Tiempo Total
50 Min
Tiempo Activo
25 Min
Tiempo Prep
25 Min
Porciones
10

Este pastel no lleva ningún tipo de levadura, sin embargo sale esponjado debido al aire que se introduce al batir los huevos.

Cómo hacerlo

1. Precalienta el horno a 180 ºC (350 ºF). Engrasa un molde para hornear de 20 centímetros de diámetro. Forra con papel para hornear y engrasa el papel también. Enharina ligeramente.

2. Cierne la harina junto con 2 cucharadas de azúcar y sal sobre un trozo de papel encerado.

3. Coloca los huevos dentro de un tazón de metal o vidrio y coloca el tazón sobre un sartén con agua caliente (no hirviendo). Agrega 1/2 taza de azúcar y bate con batidor de globo o tenedor hasta que los huevos se sientan tibios (no calientes) al tacto, como a temperatura del cuerpo. Saca el tazón del agua caliente y bate con batidora eléctrica a velocidad media hasta alcanzar el punto de listón. Añade la vainilla y bate bien. Apaga la batidora y envuelve suavemente 1/3 de los polvos cernidos. Sigue envolviendo el resto de los polvos hasta integrar bien.

4. Toma 1 taza de masa y mézclala con la mantequilla derretida. Regresa al tazón con el resto de la masa y envuelve hasta integrar bien.

5. Vierte la masa dentro del molde preparado y hornea inmediatamente durante 25 minutos o hasta que la superficie tome un tono café claro. Retira el pastel del horno y deja en el molde durante 10 minutos, luego voltea sobre una rejilla de alambre y voltea de nuevo de forma que se enfríe con la superficie hacia arriba. Deja enfriar completamente antes de enfriar o embetunar.

Tal Vez Te Guste