Tiempo Total
1 H 15 Min
Tiempo Activo
50 Min
Tiempo Prep
25 Min
Porciones
12

Con una cantidad exuberante de quesos mozzarella, parmesano y requesón, esta lasaña de pollo con espinacas te hará olvidarte de la lasaña tradicional.

Cómo hacerlo

1. Precalienta el horno a 180 ºC (350 ºF). Llena una olla con agua con sal y calienta a fuego alto hasta que hierva. Cuece la lasaña en el agua hirviendo entre 8 y 10 minutos. Escurre y enjuaga inmediatamente con agua fría y acomoda sobre una servilleta de tela.

2. Derrite la mantequilla en una cacerola grande a fuego medio. Sofríe la cebolla y el ajo en la mantequilla, moviendo frecuentemente, hasta que se vean transparentes. Incorpora la harina y la sal, revuelve y cocina hasta que empiece a burbujear. Agrega el caldo y la leche y deja que hiervan durante 1 minuto, sin dejar de mover. Agrega 2 tazas (225 gramos) de queso mozzarella y 1/2 taza (40 gramos) de queso parmesano. Mezcla bien y sazona con albahaca, orégano y pimienta negra. Retira del fuego y reserva.

3. Extiende 1/3 de la salsa de queso en el fondo de un refractario rectangular de 23×33 centímetros. Cubre con 3 láminas de lasaña y coloca sobre éstas todo el requesón, luego el pollo. Acomoda sobre el pollo otras 3 láminas de lasaña y cubre con 1/3 de salsa de queso. Distribuye sobre la salsa las espinacas y las 2 tazas (225 gramos) restantes de queso mozzarella junto con 1/2 taza (40 gramos) de queso parmesano. Cubre los quesos con la lasaña restante y agrega el resto de la salsa de queso encima. Espolvorea con el perejil y 1/4 taza (20 gramos) de queso parmesano.

4. Hornea en el horno precalentado entre 34 y 40 minutos, hasta que la superficie de la lasaña se haya dorado.

Tal Vez Te Guste