Tiempo Total
2 H
Tiempo Activo
Tiempo Prep
1 H
Porciones
8

No hay mejor salchicha italiana que la hecha en casa. Disfrútalas como botana o en pizza, pasta y otros platillos italianos.

Cómo hacerlo

1. Coloca la carne de cerdo, res y grasa en el congelador durante 30 minutos. Coloca también el molino de carne en el congelador, lo que permitirá moler todo más fácilmente.

2. Mientras, coloca las semillas de hinojo en un sartén a fuego alto. Tuesta hasta que suelten su aroma y empiecen humear. Retira del fuego y muele en un mortero o molcajete. Mezcla con el ajo, pimentón, sal, chile y pimienta.

3. Muele la carne y grasa semicongeladas en el molino frío con un disco mediano. Agrega las especias y el vino, y mezcla muy bien de 2 a 3 minutos, hasta integrar perfectamente. Tapa con plástico adherible y refrigera durante por lo menos 1 hora o toda la noche.

4. Remoja la tripa en agua fría durante 30 minutos. Inserta el cilindro del embudo dentro de un extremo de la tripa y acomoda el cono debajo de la llave del agua del fregadero. Abre la llave del agua para que ésta corra por la tripa de forma que quede bien limpia.

5. Fija un embudo para embutidos mediano en el molino de carne. Acomoda la tripa en el exterior del cilindro del embudo. Pasa la carne por el embudo, deteniéndote cuando llegue a la boquilla de salida. Anuda el extremo de la tripa y sigue pasando la carne por el embudo, sosteniendo la salchicha con tu otra mano. Al terminar, anuda el otro extremo de la tripa.

6. Rota la salchicha en intervalos regulares creando salchichas individuales del tamaño deseado, rotando cada una en dirección opuesta a la anterior.

7. Pincha cada salchicha dos o tres veces para permitir que escape el vapor durante el proceso de cocción.

8. Asa o fríe inmediatamente o conserva dentro del refrigerador 3 días o en el congelador 3 meses.

Tal Vez Te Guste