Por Úrsula Carranza
Febrero 15, 2017
Anuncio

¿Qué mujer no se ha rendido ante el encanto de los trajes de noche de Zac Posen? Glamorosos vestidos con siluetas esculturales conocidos por resaltar la figura femenina. Para este otoño, Posen continúa rindiendo homenaje a la sensualidad de la mujer a través de prendas sofisticadas y elegantes, y presenta una colección fiel a sus cualidades esculturales pero con bellos detalles artesanales.

Las nuevas propuestas, modeladas por maniquíes como Caroline Murphy y Jordan Dunn, incorporan novedosas telas y texturas en una paleta de colores en tonos oscuros como naranja quemado y burdeos con toques bronce, así como azul medianoche y jacquard negro. Lazos de terciopelo, canutillos y el trabajo en hilo se suman a los detalles bordados que se pueden apreciar en su colección. “Esta temporada uní mis estructuras insignia con la paradoja de la fluidez. Haciendo referencia a mediados de la década de los cuarenta, quería transmitir un mensaje de elegancia y esperanza”, dijo el diseñador de su colección que fue presentada en amplias fotos tomadas por la fotógrafa italiana Vanina Sorrenti e instaladas como obras de arte en una galería.

Para complementar las prendas, el estilista de pelo Jimmy Paul optó por dejar la melena de las modelos al natural con mínima textura, mientras que el look de maquillaje, a cargo de James Kaliardos y MAC, se limitó a resaltar la belleza natural de las modelos.