Vestidos, chaquetas, faldas y leggins que sacados del contexto del desfile todas podríamos combinar con lo que tenemos actualmente en nuestro armario.

Por Pilar Sopeséns
Diciembre 04, 2020
Anuncio

El castillo de Chenonceau, en el Valle del Loira (Francia) ha sido el escenario en el que Virginie Viard , directora creativa de Chanel, ha presentado su última colección para la Maison francesa. El desfile Metiers de Artes se ha celebrado en esta ocasión a puerta cerrada por la pandemia, y con una sola invitada: la actriz Kristen Stewart, imagen de la marca desde hace años.

Conocido como “el castillo de las damas”, fue hogar de varias poderosas mujeres de la historia, siendo una de ellas Catalina de Medici, quien le dio la estética renacentista que mantiene en la actualidad. Entre las vidas de la reina y la fundadora de la marca, Coco Chanel, existen ciertos paralelismos: ambas acabaron con convencionalismos de su época, se sobrepusieron a tragedias personas y no dejaron que ningún hombre les hiciera sombra. “Mostrar aquí la colección era algo natural”, dice Virginie Viard. “No sabemos si Coco se inspiró directamente en ella, pero es bastante probable, porque le inspiraban mucho las mujeres del Renacimiento”.

Credit: Cortesía

Como siempre, los modelos de la colección están llenos de detalles artesanos: bordados, encajes,  pedrería, pieles… tejidos y piezas que se trabajan de manera totalmente tradicional en los talleres especializados que la marca ha estado adquiriendo desde hace unos años. Chanel posee 15 manufacturas artesanales francesas para proteger sus oficios centenarios como sombrereros, bordadores o curtidores. En 2002 se decidió homenajear a todos estos artesanos con un desfile anual, y así nació Métiers d’Arts (literalmente oficios de arte) que tiene lugar cada diciembre.

Credit: Cortesía

En esta ocasión la grandiosidad del castillo, sus baldosas blancas y negras, y sus tapices con leones, se han fusionado con las prendas dando lugar a una colección que emana poder y feminidad. Lo más llamativo es que se trata de una serie de prendas muy ponibles. Vestidos, faldas, leggins  y chaquetas, que sacadas del contexto del castillo podríamos combinar fácilmente con lo que ya tenemos en el armario y lucir a diario.

Credit: Cortesía
Credit: Cortesía

Se nota que en las piezas hay influencias de distintos periodos históricos y que aún siendo prácticas, no pierden su punto artístico y también rebelde. Por ejemplo, en el uso de los cuadros blanco y negro con reminiscencias rock, las tachuelas y brillos mezcla de armaduras medievales y la moda punk, y los vestidos negros y fluidos con tules y encajes, que beben de la estética gótica.

Stewart, quien vistió de negro con un largo collar de perlas y una camelia -la flor insignia de Chanel-, disfrutó en soledad de la presentación, aplaudiendo, sorprendiéndose y admirando cada pieza como lo que son, obras de arte de la época moderna.