Por Irene San Segundo
Octubre 31, 2018
Anuncio

Seguro que ya has probado el maquillaje en barra, en polvos, en crema y hasta en espray, pero ¿qué me dices del maquillaje en papel? Esta es la original propuesta de Flesh, una marca nueva de maquillaje que se lanzó el año pasado con 44 tonos de base de maquillaje para adaptarse al máximo número de tonos posible y ahora ha ampliado su oferta con este formato al que no estamos tan acostumbrados. Lo hemos probado y aquí está nuestro veredicto.

El Flipbook Makeup Sheets de Flesh es como un cuadernillo muy pequeño, más pequeño que la tarjeta del metro, ideal para llevar en el bolso. Tiene tres tipos de hojas en tres colores diferentes: iluminador en rosa claro, blush en rosa más oscuro y bronzer en marrón brillante.

¿Cómo se usa? Muy sencillo. Rompe suavemente una hojita del color que quieras usar y frótalo sobre las mejillas, el escote, los hombros, las piernas… ¡allí donde quieras potenciar tu glow! Desde la web de la marca recomiendan usarlo sobre la piel limpia o, si lo usas a modo de retoque sobre el maquillaje, no lo frotes, mejor aplícalo dando toquecitos.

Después de probarlo en tonos de piel muy diferente, llegamos a la conclusión de que nuestro favorito de los tres es el rubor. En mi opinión, el color rosa con partículas de brillo resulta superfavorecedor tanto en las pieles más morenas como en las más pálidas. El bronceador parece una buena idea para cubrir zonas grandes como las piernas por ejemplo, y también tiene un punto brillante favorecedor.

El iluminador tiene un color muy bonito, pero en nuestra experiencia el resultado no duraba mucho tiempo. Quizá un buen truco sería aplicarlo justo después de la crema hidratante para aportar un extra de fijación. Lo mejor del Flipbook es que resulta superpráctico para emergencias beauty, hasta puedes llevarlo dentro de una billetera para cuando surja la ocasión. Otro punto a favor es que no contiene parabenes y no se prueba en animales. ¡Un plus!

Flipbook Makeup Sheets, de Flesh. $22 en ulta.com