Continúan los consejos del doctor Mauro Romita desde su consultorio en Nueva York con prácticas recomendaciones para mujeres mayores de 50 años que quieren rescatar el brillo de su piel y lucir guapas de acuerdo a su edad.
Nuestro equipo editorial ha seleccionado de forma independiente cada producto que presentamos y reseñamos. Si compra utilizando los enlaces incluidos, es posible que ganemos una comisión.
Anuncio

Entremos directamente en materia  sobre resoluciones y trucos de belleza con la segunda parte de nuestra conversación con el doctor Mauro Romita, enfocándonos esta vez en la década de los 50 años. “Cuando se llega a los 50, los cambios hormonales en la mujer tienen tanto ventajas como desventajas”, explica Romita. “Por una parte la llegada de la menopausia ayuda a desaparecer o mitigar ciertas manchas que tanto mortifican a las mujeres y surgieron en décadas pasadas, pero al mismo tiempo la piel va perdiendo luminosidad y lozanía”. 

Dr Romita Consultorio
Credit: Cortesia Mauro Romita

Por eso Romita sugiere incorporar tratamientos faciales para estimular la producción de colágeno y además adoptar una rutina de cuidado y limpieza mas estricta que ayude a darle a la piel el brillo que necesita para lucir más juvenil. Aquí sus recomendaciones:

Rutina diaria:

La meta principal es  lucir una piel radiante. La renovación celular se ralentiza a medida que envejecemos y por eso la piel se ve apagada. Dentro de la dinámica de exfoliación, limpieza e hidratación no pueden faltar productos como los sueros nutritivos que reponen en la piel la elasticidad y luminosidad, tratando la pigmentación y las líneas de expresión. Un suero que contenga vitamina C actúa como una triple amenaza al hidratar, emparejar el tono de la piel y protegerla del medio ambiente. Una apuesta segura es el reconocido C E Ferulic de SkinCeuticals con una dosis de 15% de ácido ascórbico ideal para mantener el rostro radiante.

A los 50 años, las cremas proporcionan mucha más hidratación que las lociones o geles. Es recomendable buscar entonces buenas opciones de textura más densa tanto para el rostro como la zona de los ojos. Continuar con el uso de retinoides y la vitamina A debe hacer parte de las prioridades de la rutina de cuidado diario. 

Otro fenómeno que no puede pasarse por alto es el proceso de glicación que acelera el envejecimiento de la piel, destruyendo su elasticidad y es causada por el consumo de azúcares. Los resultantes de la glicación se conocen con el nombre colectivo de AGE por su nomenclatura en inglés (Advance Glication End Products). Una crema maravillosa para contrarrestar el impacto de los AGE es precisamente SkinCeuticals AGE interrupter

Cuidar del cuello y el escote es uno de los retos más duros después de los cincuenta. Es una zona delicada que evidencia pronto el paso del tiempo y que requiere cremas especiales y enriquecidas con ingredientes que le brinden mayor elasticidad y que ya se deben incorporar además de la elastina, el colágeno y el ácido hialurónico, como las ceramidas y la niacina. It Cosmetics Confidence in a Neck Cream es una gran opción.

¡La piel del cuerpo también necesita atención! Humectantes con ingredientes estrella como niacinamida, manteca de karité y glicerina deben usarse a diario pues al envejecer la piel produce menos aceites naturales y se deteriora más rápido y este de Clinique cumple su misión.

Es importante tener siempre presente que usar demasiados productos no necesariamente resulta eficaz pues la piel puede resecarse o irritarse con facilidad al combinar un exceso de componentes o fórmulas. Tampoco se recomienda el exceso de maquillaje, pues a medida que transcurre el tiempo la consabida fórmula de “menos es más” es una regla de oro que puede aplicarse para mantener una apariencia más fresca y jovial.

Alternativas médicas complementarias:

El doctor Romita fiel a su metodología de “intervención secuencial” recomienda algunas alternativas estrictamente relacionadas a las necesidades de cada paciente. “El uso excesivo de rellenos y botox puede dar lugar a un aspecto muy artificial que debe evitarse a toda costa”, recomienda el galeno. En cuanto a los procedimientos quirúrgicos dice: “La cirugía se considera a principios de la quinta década solo cuando otros tratamientos se vuelven menos efectivos”.

Romita consulta paciente
Credit: Cortesia Mauro Romita

“Los procedimientos quirúrgicos menores como los estiramientos de cuello o eliminación del exceso de papada, son procedimientos rápidos y muy efectivos con tiempos de recuperación rápidos de aproximadamente una semana”, explica Romita. “Otra alternativa con una mínima intervención es la de los hilos tensores para levantar los pómulos, un tratamiento muy efectivo conocido como Silhouette”.

“Estas cirugías menores se pueden combinar con otros procedimientos, especialmente con tratamientos láser, para obtener resultados dramáticos pero naturales”, agrega el galeno.“Los efectos de los estiramientos de la parte inferior del rostro y el cuello cuando se realizan en el momento adecuado realmente pueden prevenir el proceso de envejecimiento y marcar una diferencia notoria en la apariencia en un momento donde todavía el cambio no es team drástico”, concluye. Por eso la importancia de asesorarse con un experto para determinar el momento y la etapa adecuada para realizar las intervenciones.

Por eso no dude en acudir a su médico para que le aconseje sobre tratamientos, rutinas o posibles intervenciones de acuerdo a sus preocupaciones, necesidades y expectativas reales. El doctor Mauro Romita siempre está dispuesto a ayudar. Más detalles en su sitio web https://www.drmauroromita.com/   y su Instagram @dr.mauroromita