El Dr. Campos nos explica cómo puedes eliminar el acné, daño solar y más con el poder de la luz LED.

Por Laura Acosta
Abril 26, 2021
Anuncio

Seguramente has visto un post en las redes sociales de alguna persona luciendo máscaras luminosas en el rostro, pero ¿sabes realmente qué son y cómo funcionan? Conocida como la terapia de luz, muchos aseguran que esto es el secreto para darle a la piel opaca o propensa al acné un buen impulso de brillo. Esta tecnología ofrece tantos beneficios que le pedimos al doctor Daniel Campos que nos contara todo sobre la terapia de luz y cómo estos tratamientos pueden ayudar a tu piel.

¿Qué es la terapia de luz?

Esta terapia es un tratamiento facial no invasivo que utiliza energía de luz LED no térmica de banda estrecha para activar los procesos celulares naturales de tu cuerpo que aceleran el rejuvenecimiento y la reparación de la piel. Se recomienda para los que tienen daño solar, acné, rosácea, eczema, psoriasis, dermatitis, afecciones sensibles e inflamatorias, cicatrización de heridas y mejoría de cicatrices, así como para cualquier persona que busque restaurar la luminosidad de la piel.

¿Qué tipos de luz hay y qué hacen?

De la misma forma en que las plantas utilizan la luz del sol, la piel utiliza la luz LED, generando bloques de construcción celular. Además de incrementar la producción de colágeno y elastina, también disminuye la producción de la colagenasa, la enzima proteolítica responsable de acentuar el envejecimiento de la piel a través de la degradación del colágeno. Como la piel es sensible a la estimulación lumínica, se establecieron distintas longitudes de ondas diferenciadas por colores para cada necesidad. Cada color viene con una solución distinta dependiendo del caso.

La luz roja se utiliza para reparar el daño en los tejidos y disminuir las arrugas o líneas de expresión. También es muy eficaz para las ojeras. Además, estimula la producción de colágeno y elastina al penetrar en las zonas superficiales del tejido.

Por su parte, la luz azul es ideal para quienes sufren del acné o tienen tendencia a padecerlo. Esta longitud de onda se adentra en los poros y va eliminando los microbios causantes del acné, disminuyendo la inflamación y generando un efecto rejuvenecedor en la piel.

La luz verde es ideal para las personas que tengan manchas en la piel generadas por el uso excesivo de maquillaje, exposición prolongada al sol o manchas generadas por la edad. Además, ayuda a cicatrizar e incrementar el proceso regenerativo de la piel.

En el caso de la luz amarilla, esta disminuye el enrojecimiento conocido como cuperosis y la irritación cutánea, al estimular el sistema linfático a través del sistema nervioso.

¿Cómo se cuida la piel después de la terapia?

Mantente alejado del sol durante 48 horas y aplique protector solar de al menos 45 SPF. Si te hace falta, puedes tomar un antinflamatorio en caso de hinchazón y enrojecimiento, o aplicar compresas frías.

¿Cuánto tiempo tarda en funcionar?

Se pueden ver los resultados desde el primer tratamiento, pero se recomienda un ciclo mínimo de seis sesiones.

¿Duele la terapia de luz?

No, la terapia con luz LED es completamente no invasiva y no duele. Todo lo que sentirás es un poquito de calor durante el curso del tratamiento.

Un último consejo…

Si vas a aplicar estos tratamientos en casa, no dejes de leer las instrucciones del fabricante. La potencia, intensidad y el tiempo necesario de cada aparato será diferente. Por supuesto, desmaquilla y limpia muy bien tu piel antes del proceso. Se recomienda utilizarla al menos cinco veces por semana. Si la utilizas con menos frecuencia no será tan efectiva, pero también notarás resultados.