Desde huipiles guatemaltecos a chaquetas teñidas con plantas hechas por una tribu en Vietnam, en Nomadic Friends puedes a encontrar el regalo perfecto y esa prenda que te acompañará toda la vida.

By Irene San Segundo
June 27, 2018 03:53 PM

Si te encanta perderte por los mercadillos de artesanías y comprar piezas únicas, pero no tienes tiempo y dinero para coger un avión y plantarte en Coyoacán o Chichicastenango esta tienda online te va a encantar.

Nomadic Friends es el resultado de los viajes por el mundo de Daniela De Lara, fashionista y nómada brasileña afincada en Brooklyn (por ahora), en la que puedes encontrar piezas increíbles como estos bolsos guatemaltecos con huipiles reciclados, preciosos caftanes marroquíes o unos bolsitos brasileños de paja que están siendo el hit de este verano. Sigue leyendo para descubrir su historia.

¿Cuáles fueron tus primeros pasos en el mundo de la moda?

Trabajé para varias firmas de moda en Sao Paulo y Nueva York y hasta en el sector financiero, pero siempre andaba buscando un trabajo con el que me identificara. Mi último trabajo antes de poner en marcha Nomadic Friends fue en el mundo de las finanzas, en ese tiempo mi madre fue diagnosticada con cáncer y murió en menos de un mes. Mi mundo se derrumbó y me di cuenta de que tenía que cambiar mi vida y hacer algo que tuviera más sentido para mi y para el mundo en el que vivimos. Decidí dejar mi trabajo y viajar. Pasé cuatro meses en Trancos, un pequeño pueblo costero en Brasil, y allí me puse en contacto con Araue, de la tribu Pataxo, que vende artesanía indígena; Solange, una artesana que creó el icónico bikini de crochet que ahora encuentras por todo el mundo, y artesanos de todos los rincones cuyo trabajo quería mostrar al mundo.

Cortesía

¿Cómo te decidiste a crear tu propia tienda online de moda y accesorios artesanales?

Al principio era solo una idea, pero después decidí convertirlo en un negocio. Junté algunas piezas de mi visita a Trancoso y después mi primer viaje en busca de nuevas piezas fue a Guatemala y fue allí donde descubrí cómo hacían los huipiles y entendí el proceso de hacer el tejido y cómo usan las plantas para teñirlo. Después de eso fui a Marruecos, al mercado del jade en Hong Kong, a Bali y a Vietnam. Me di cuenta de que está cambiando la manera en la que la gente consume, ahora somos conscientes de cómo se hacen los productos y del impacto social que tienen. Hoy entendemos que el consumidor tiene el poder de cambiar el mundo con sus compras.

¿Qué tipo de prendas y accesorios buscas en tus viajes? 

Primero me tiene que gustar el estilo, algo étnico que muestre la herencia cultural del país, pero que también puedas usar en tu día a día. Valoro los productos que estén hechos a mano o producidos con fibras naturales y tintes que no sean tóxicos y si es con materiales reciclados aún mejor, más sostenible. Antes de viajar a un lugar nuevo me gusta leer sobre su cultura y entender sus oficios y tradiciones. Hay una cita de Paulo Cohelo que me encanta, dice ” la cultura hace que la gente se entienda mejor y si se entendieran mejor en sus almas, es más fácil sobrepasar las barreras económicas y políticas. Pero primero tienen que entender que sus vecinos al final son como ellos, con los mismos problemas y las mismas preguntas”.

¿Tienes una pieza favorita? 

Para mi la historia está muy conectada con cada prenda. Recuerdo de quien la hizo, cómo la hizo, el impacto medioambiental y social que tiene. Me encanta el bolsito Maya que traje de mi primer viaje a Guatemala. Se lo compré a Renan en el mercado Chi Chi y está hecho de huipiles reciclados. Él me contó que trabaja con las mujeres mayas de las montañas. También me encantan las chaquetas Indigo de la tribu Red Dao de Vietnam, se tiñen con plantas y los bordados tienen mucho detalle y son muy complicados de hacer, lleva meses acabarlos. O los bolsos de Fe Handbags, una marca colombiana que trabaja con mujeres Tule y Embera Katio en Colombia.

Advertisement


EDIT POST