El empresario dominicano tiene un ojo clínico para ver el potencial que tienen las jóvenes.

Por Yolaine Díaz
Marzo 05, 2020
Anuncio

Si no vives debajo de una roca ya te habrás enterado de la ola de modelos dominicanas que hace unos años ha estado arrasando en las pasarelas internacionales. Modelos como Lineisy Montero, Hiandra Martínez, Ámbar Cristal y Ysuanny Brito, entre muchas otras se han convertido en favoritas de los diseñadores más prestigiosos del mundo. Pero ¿te has preguntado cómo han logrado estas chicas posicionarse en un lugar tan privilegiado? Con la ayuda y la guía de Sandro Guzmán, el empresario dominicano que ha desarrollado un increíble talento para descubrir el potencial que pueden tener en el extranjero muchas jóvenes dominicanas que gozan de una belleza única y exótica.

Fue precisamente Guzmán quien se encargó de ayudarnos a reunir a Lissandra Blanco, Melanie Pérez, Emy Ramírez y Jennifer Concepción para realizar el increíble editorial publicado en la edición de Marzo de People en español, la cual está ya a la venta.

Hablamos con él para conocer un poco más de su historia y de su empeño por resaltar la belleza de la mujer dominicana.

¿Por qué dirías que tu país se ha vuelto como la cuna de algunas de las modelos más buscadas del momento? ¿Qué tiene la mujer dominicana que no tienen otras mujeres?

Ha sido un gran trabajo de muchos años, por dar a conocer la real belleza de la mujer dominicana. Hemos logrados colocar rostros únicos, que han impactado a nivel de la industria. Nuestra belleza, posee una fuerza y un magnetismo producto de una gran mezcla de razas (indígena, española, africana). Las dominicanas se han destacado por su personalidad y su gran deseo de hacer las cosas bien y sobre todo siempre están alegres y positivas. Cada una tiene un sello personal, ninguna se parece a la otra. Esa gran diversidad nos ha abierto las puertas del éxito.

¿Cuáles son los requisitos o tipos de belleza que las chicas deben tener para ganar un casting? ¿Qué es lo que se busca?

No me canso de decir que la llave que abre la puerta de esta industria es la personalidad, acompañado de una buena presencia, seguridad y estilo propio. Si todo esto se acompaña a un rostro único, es la combinación perfecta. Las dominicanas que han triunfado son rostros imponentes y no compiten entre ellas. Por ejemplo, Lineisy Montero, Rose Cordero, Hiandra Martínez, Arlenis Sosa o Ysaunny Brito no tienen ningún parecido físicamente.

– las dominicanas no siempre se han sentido orgullosas de su belleza, de su cabello rizado, por ejemplo. ¿Por qué crees que esto está cambiando?

Ha sido un trabajo muy duro. El primer regalo que hace una madre [dominicana] antes de los 13 años es un alisado (quitar las ondas al cabello). Es un problema cultural. [Este es] un país con una alta población de gente de color y el prototipo de belleza es otro. Te puedo hablar de mis 25 años de trabajo en la industria [y] poco a poco hemos visto los cambios. Por ejemplo, el éxito de Lineisy con su afro natural, ahora vemos llegar al casting muchas chicas con su cabello natural. Falta mucho por cambiar, pero poco a poco estamos logrando que los patrones de belleza vayan cambiando.

Sabemos que muchas de estas chicas vienen de hogares humildes. ¿De qué manera les cambia la vida a estas jóvenes?

Es la parte más hermosa de lo que hacemos. Son chicas con pobrezas extremas y hemos visto cómo muchas de ellas han cambiado el rumbo de su vida y el de su familia. Lo más importante es que ellas con un trabajo digno, pueden comprarle [una] casa a sus padres, invertir para su futuro y cambiar su nivel sociocultural. Muchas han sido muy humildes, pero con familias muy educadas y con muchos deseos de salir adelante. La madre de Lineisy trabajaba como doméstica en una casa de familia. Vivían en una habitación, pero ella no dejó sus estudios y se graduó de contabilidad. Educó su familia con muchos valores. Sin duda, el aporte de Lineisy ha sido un cambio del cielo a la tierra.

¿Cómo y cuándo empezaste tu agencia de modelos y cuales son tus objetivos de ahora en adelante?

Tengo más de 25 años en la moda. Soy mercadólogo y administrador de empresas de profesión. Mi tesis en la universidad fue un proyecto de tiendas europeas en República Dominicana. Llegué [a esto] por pasión. Lo hice muchos años sin fines de lucro y en el 2006 (lo hice hasta el 2013) arranqué con la franquicia del concurso Elite Models look RD. Pero antes ya había firmado las tres primeras dominicanas en multinacionales (Alejandra Cata, Yaris Cedano y Roza Gough). Fui el pionero en poner sangre dominicana en las agencias internacionales y quien más firmas con multinacionales ha conseguido. Mi objetivo es seguir ayudando a la juventud dominicana y continuar colocando estrellas a nivel mundial. [Quiero] colocar la bandera tricolor y convertir mi tierra en una de super models. [Quiero] que hablen de los peloteros, del merengue y de las modelos negras y mulatas más bella del mundo [que tiene] República Dominicana.