Su amiga la actriz Renée Zellweger la ayudó a resolver el grave problema.

By Yolaine Díaz
January 10, 2020 02:58 PM

Estamos en la temporada de premios y eso quiere decir que las famosas tienen que buscar todas las opciones de vestidos que puedan para tener de dónde elegir. Salma Hayek, quien en este momento se encuentra promocionando su nueva película Like a Boss, se puede dar el lujo de elegir el traje de diseñador que quiera para cualquier alfombra, incluso de tener varias opciones a la mano en caso de que al final decida cambiar de opinión. Sin embargo, eso no siempre fue así. Y es que tal y como la misma actriz contó recientemente, le pasó lo impensable en una de las noches más importantes de su carrera.

Recordemos que en el 2003 la actriz mexicana fue nominada como a un Oscar en la terna de mejor actriz gracias a su actuación en la película Frida. Como era de esperarse Hayek se esmeró al buscar el traje que usaría esa gran noche. Pero debido a un pequeño accidente, no pudo usarlo. Por suerte, su amiga Renée Zellweger, quien también estaba nominada en el mismo renglón, la sacó de aprietos.

“La noche antes [de los premios] cuando mi gran trasero explotó las costuras de mi vestido y no tenía vestido para ir a los Oscar”, contó la artista cuando le tocó entregarle un premio a Zellweger durante la gala de los National Board Review Awards en Nueva York. “Gracias a Dios, ella terminó prestándome uno de sus vestidos. Era ancho [debajo] y con elasticidad [en el área de los senos]. Eso fue lo que usé esa noche”.

La actriz llevó un hermoso traje blanco y negro de falda vaporosa con detalles de encaje en la parte superior, de Carolina Herrera. Este parecía como si hubiera sido hecho para ella. ¡Wow! Nadie se hubiera imaginado semejante anécdota.

Advertisement