Su majestad enmendó su error llevando el bolso real en su más reciente salida.
Anuncio

Desde que llegó a la familia real española, la reina Letizia se ha caracterizado por su buen gusto al vestir. Sus looks, tanto para eventos de gala como más casuales son siempre muy aplaudidos. Y no es para menos. Su majestad tiene a su alcance los diseñadores más prestigiosos del mundo y una figura que la ayuda a verse increíble con cualquier cosa que se ponga.

Eso sí, además de sus diseños de alta costura, a la reina también la hemos visto con piezas de tiendas asequibles como Zara y Mango. Aún así, Letizia está siendo muy criticada y todo por uno de sus looks.  

Su majestad se encuentra de vacaciones con su familia en Palma de Mallorca dónde la hemos visto con varios looks supercoquetos y veraniegos. Fue precisamente con uno de esos looks que la reina llevó un bolso que la metió en graves problemas. En una salida junto a sus hijas y su esposo, vimos a su majestad con un cómodo vestido azul, que combinó con sandalias cremas y un bolso con un estampado ikats o de telas de lenguas, tradicional de Mallorca. El problema es que el bolso que llevaba era una imitación y como era de esperarse, esto molestó mucho a los artesanos del área.

El bolso blanco con azul es una imitación de los que hacen los artesanos de la isla y que lo haya llevado la reina es prácticamente un insulto para ellos. Es por eso por lo que muchos la criticaron y cuestionaron su ética. De hecho, su majestad también recibió una carta de parte de Joana Borrás, presidenta de la Associació Moda Mallorca, quien le explicó el gran trabajo que hacen los artesanos para crear el distintivo estampado y la razón por la que para ellos esto es algo muy bochornoso.

Queen Letizia of Spain
Credit: Raul Terrel/Europa Press via Getty Images
Queen Letizia of Spain
Credit: Carlos Alvarez/Getty Images
Queen Letizia of Spain
Credit: Raul Terrel/Europa Press via Getty Images

Junto a la carta, también llegó un bolso original, uno que la reina decidió usar en su más reciente salida, enmendando así su gran error. Esperamos que ese bolso de imitación ya no esté en la colección de su majestad y que la próxima vez tenga más cuidado al elegir sus prendas.