January 12, 2018 12:44 PM

¿Sabías que bañarte con agua muy caliente es malísimo para tu piel? Aprovechamos la visita de la dermatóloga y colaboradora de Dove Dr. Mona Gohara para aclarar algunos mitos y verdades sobre cómo las decisiones que tomamos cada día en la ducha, como la temperatura del agua, pueden afectar y mucho a la salud de nuestra piel.

“Mi consejo número uno es no usar agua muy caliente, aunque en la calle estemos a dos grados”, aconseja. “Y si lo haces, al menos intenta no ponerte directamente bajo el chorro de agua muy caliente. Aprovecha el calor del vapor y la humedad ambiente para mantenerte caliente. Es tan malo porque elimina las ceramidas y aceites naturales que protegen tu piel. Si tienes la piel sensible es lo peor que puedes hacer porque es muy irritante”, advierte.  

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

Además de recomendar agua templada como la mejor opción, la dermatóloga asegura que otro de los errores que muchas cometen es lavar demasiado zonas del cuerpo que no lo necesitan- “tu brazo no produce malos olores”- y usar herramientas beauty muy agresivas.

“No recomiendo para nada la exfoliación intensa con herramientas como las esponjas duras y guantes de crin, un masaje suave es mucho más recomendable para activar la circulación y, como decía antes, no elimina la barrera protectora natural de tu piel”, asegura.

Pero sin duda una de las cosas a la que debes prestar más atención es al tipo de producto con el que te lavas cada día.

“No es lo mismo un limpiador y un jabón”, explica Gohara. “Los jabones tienen un ph más alto y resecan la piel. Todo el mundo piensa que las barritas son siempre jabones, pero no es así. La clásica barra Beauty Bar de Dove es un limpiador sin jabón que contiene crema hidratante, agentes limpiadores suaves y skin essential nutrients que repone los que pierdes naturalmente al ducharte”, aclara.

Getty images

Para terminar, la dermatóloga recuerda que el típico gesto que aprendimos desde niños de frotarse la espalda vigorosamente hasta que quede completamente seca no es ni mucho menos ideal.

“Debes secar tu piel a toquecitos con la toalla, no frotando. Si necesitas más hidratación, el momento de aplicarse la loción hidratante es justo después de secarte, no te esperes a contestar 70 mensajes, regañar a tus hijos… no, hazlo justo al salir y secarte para mantener esa hidratación”, dice la experta.

Puede que no uses tónico o aceite facial o exfoliante, pero lo que todos hacemos a diario es ducharnos así que, como ves, el producto que elijas es importantísimo para mantener tu piel sana.

Tal Vez Te Guste

EDIT POST