Ambas empresarias compartieron el nuevo proyecto personal que han emprendido juntas. Sonrientes y decididas, así se preparan para su meta en común.
Anuncio

Tienen muchas cosas en común: su pasado en televisión, un matrimonio exitoso, la belleza externa e interna y, sobre todo, su espíritu ganador.

Ximena Duque y Rashel Díaz son el vivo ejemplo de que volver a empezar y triunfar es mucho más que posible, siempre y cuando le pongas ganas.

Ellas lo han hecho. Después de una carrera de muchos años y éxitos en la pantalla chica, ambas se han lanzado al ruedo como empresarias y motivadoras de renombre. Y de nuevo, han tocado la cima y recogido frutos espectaculares a su siembra.

Pero siempre quieren más y mejor. Con la llegada del nuevo año, este par de mujeres emprendedoras han unido sus fuerzas, pues las van a necesitar, para abrirse camino en un proyecto mucho más personal. A través de sus cuentas de Instagram compartían qué las ha vuelto a unir y cuál es su objetivo.

Ximena Duque y Rashel Díaz
Ximena Duque y Rashel Díaz
| Credit: IG/Ximena Duque y Rashel Díaz

Tras su llegada de las vacaciones en Saint Barths no había tiempo que perder. Así que la colombiana se reunió con su amiga Rashel aceptándola un reto que llegaba en el momento perfecto.

La que fuera co-presentadora de Un nuevo día convenció a su compañera para que formara parte de un duro entrenamiento físico, un programa diario de ejercicios de alta intensidad que las dejó a ambas sudando, extenuadas pero también con la energía a mil.

Sin pensarlo, se han comprometido con este proyecto que lleva su cuerpo a otro nivel con un entrenamiento fuerte y eficaz para lograr los resultados deseados. "Gracias por empujarme y motivarme a hacer este ciclo", le agradeció Ximena.

Ximena Duque y Rashel Díaz
Ximena Duque y Rashel Díaz
| Credit: IG/Ximena Duque y Rashel Díaz
Ximena Duque y Rashel Díaz
Ximena Duque y Rashel Díaz
| Credit: IG/Ximena Duque y Rashel Díaz

"Amiga, al fin juntas en el camino, sé que lo amarás porque eres una mujer de retos", le escribió Rashel emocionada de iniciar juntas en esta aventura.

Los negocios quedan por un rato a un lado para dar paso a la mejor inversión de todas: la que se hace en uno mismo. Y si bien ya ambas lucen espléndidas, con estas clases a todo dar se verán y, sobre todo, se sentirán aún más fabulosas. ¡A por ello!