Con más horas disponibles para quererse y mimarse, la conductora se ha dedicado más tiempo a sí misma, al ejercicio y al cuidado de su bienestar físico y mental. ¡Los resultados saltan a la vista!

Anuncio

Espectacular. Ese es el adjetivo que mejor define a Rashel Díaz en estos momentos. La salida de Un nuevo día, por muy extraño que parezca, ha sido una inyección de fuerza, motivación y energía para la conductora. Con más horas al día, la cubana ha optado por cuidarse y mimarse como hacía tiempo no podía hacer.

Su rutina ha cambiado por completo y ahora lo primero que hace en las mañanas es ejercicio. Esa es su religión, junto con un desayuno saludable y sus oraciones, siempre presentes a cada paso. Junto a su hija, a su esposo o simplemente sola, Rashel no se salta sus ejercicios por nada del mundo.

"No te rindas jamás, aunque sea difícil, enfócate en fortalecerte, ¡tú puedes, no permitas que te digan lo contrario!", compartía en uno de sus motivadores posts de Instagram. Lo de ser disciplinada no es de ahora, siempre ha sido su punto fuerte. Luchar por sus sueños y no rendirse son sus lemas en la vida.

Rashel está más en forma que nunca y ese bienestar exterior hace que se encuentre aún más radiante si cabe. Sus últimas apariciones en redes demuestran un brillo especial que antes, por el estrés y la falta de tiempo para uno mismo, no lucía de igual manera. El ejercicio diario sin prisas le ha aportado salud y belleza a raudales.

En uno de sus videos en Facebook, con la cara lavada, sudada después de una buena sesión de ejercicio y con una motivación sin límites, contaba cómo enfrentaba su día y lo importante de la disciplina para poder disfrutar de esos cambios que tanto ansiamos.

"La disciplina se trata de hacer lo que hay que hacer aunque no tengamos ganas. Antes la excusa perfecta de no entrenar por la mañana eran mis horarios que me levantaba a las 3:45 de la mañana", explica en esta grabación en casa. Ahora ya no hay excusa y ella, como mujer entregada que es, lo da todo en sus entrenamientos de cuerpo que, de alguna manera, también tienen un efecto en su mente y su alma.

"Esa hora que yo le dedico (al ejercicio) estoy apartada del teléfono, me lo dedico para mi, es salud y además veo un cambio en mi físico que me favorece y me hace sentir bien. Los invito a hacer lo mismo y a no rendirse".

Un cambio que se percibe nada más verla y que celebramos felices con ella. Gracias, querida Rashel, por ser un ejemplo de motivación y optimismo.