September 22, 2017 05:25 PM

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

Este artículo apareció originalmente en Instyle.com.

Si le preguntaras a B.J. Nichols, director de capacitación de la marca Retrouvé, qué es lo que se llevaría a una isla desierta, la crema Facial Replenishing Moisturizer de dicha marca ($445 Bergdorfgoodman.com.) encabezaría la lista.

Y es que un poco de este producto mantendrá los niveles de hidratación de la piel, reparará los daños solares que seguramente ocurrirán mientras estés  varado en dicha isla y será mejor compañía que una pelota de voleibol Wilson, aunque a un costo de $445 quizás comprártela te saldría casi como un ticket de regreso a casa. Claro, siempre y cuando tengas recepción en tu celular. Otros productos de la línea cuestan entre $75 y $400, así que teníamos que preguntarle a Nichols, ¿que es lo que hace que un producto tenga precios tan altos? Un empaque innovador e ingredientes de alta calidad en su forma más pura podría ser la respuesta más corta. La fórmula ciertamente se siente lujosa. La textura es más como un suero que un humectante tradicional y tiene un aroma que parece que te estuvieras bebiendo un vaso grande de té de kombucha. La piel prácticamente la absorbe al contacto.

Creada por Jami Morse Heidegger, heredera de Kiehl’s, Retrouvé empezó después de que en el 2000 Heidegger vendiera Kiehl’s a L’Oréal. Inicialmente había estado trabajando con químicos para crear productos para ella, pero terminó lanzándola al público en el 2014. “El Intensive Moisturizer fue una evolución de 15 años para llegar a donde está ahora. La intención de Jami nunca fue vender los productos”, nos cuenta Nichols. “Cuando estaba en Kiehl’s le pedía a los químicos que le hicieran versiones más fuertes de los productos. Con esta línea, ella quería crear los ingredientes más exclusivos y efectivos aprobados por la ciencia”.

En el caso del hidratante en particular, ingredientes como el té blanco y las células madres de manzana son más que simples adiciones a la lista de ingredientes. Heidegger y sus químicos los formularon con una base de escualeno y la versión farmacéutica de éster colesterílico, los cuales son altamente compatibles con el sebo que produce la piel naturalmente.

Cortesía

“Cada ingrediente está formulado para que trabaje en sinergia con tu piel y que los ingredientes lleguen directamente a la dermis o las capas más profundas de la piel”, explicó Nichols. “Todos los ingredientes antienvejecimiento también están siendo usados en su versión clínica. Si algún ingrediente se prueba para que trabaje a un determinado porcentaje, esa es la cantidad que debes tener en una fórmula para que produzca resultados en la piel. Algunas compañías no incluyen esa cantidad, pero aseguran que sí. Así que sabiendo eso, Jami quería usar los niveles clínicamente efectivos con las altas concentraciones de hidratantes y antioxidantes”.

Los potentes ingredientes no sirven de nada si el empaque no los protege, lo cual Heidegger tomó en cuenta. Cada producto está empacado en un envase de vidrio grueso que está pintado de negro para prevenir que la luz altere la fórmula. En los laboratorios todos los ingredientes están mezclados al vacío para que así el aire no haga contacto con el hidratante, y de inmediato son colocados en contenedores sin aire que también están equipados para evitar que este entre.

“El aire no tiene contacto con el producto para que puedan ponérselo en la piel sin alterar la potencia”, agrega Nichols.

Traducido por Yolaine Díaz

Tal Vez Te Guste

EDIT POST