Durante su visita al Vaticano, la princesa Charlene rompió el protocolo con su vestimenta. ¿Qué opinas?
Anuncio

Para todos los católicos, visitar al Vaticano es un gran privilegio.

Las familias reales de los países católicos tienen una conexión sumamente importante con el Papa, así que sus visitas al Vaticano dan mucho de qué hablar.

Este miércoles fuimos testigos de una de estas visitas, en la que el Principe Alberto II de Monaco y su esposa, la princesa Charlene, visitaron al Papa Francisco.

Princesa Charlene, principe Alberto II
Credit: Massimiliano MIGLIORATO/CPP/Sipa USA/The Grosby Group

Y aunque el vestido negro de mangas largas y la mantilla sobria que llevó eran perfectamente apropiados para ir a misa, los fans de la realeza notaron un detalle que rompió las normas de las visitas al Vaticano.

Charlene es una de siete mujeres en el mundo con un privilegio muy especial– el privilège du blanc.

Junto a seis otras princesas y reinas católicas, Charlene puede vestir de blanco para sus audiencias con el Papa.

Princesa Charlene, Papa Francisco
Credit: Shutterstock/Grosby Group

Aparte de la princesa de Mónaco, este grupo privilegiado incluye a la Reina Letizia y la Reina Sofía de España, a la duquesa María Teresa de Luxemburgo, a la princesa Marina de Nápoles, a la reina Matilde de Bélgica y a la reina Paola de Bélgica.

No se sabe por qué la princesa Charlene eligió vestirse de negro, pero se veía deslumbrante de todas maneras con un su diseño hecho a medida por Terrence Bray.

Princesa Charlene
Credit: ©Massimiliano MIGLIORATO/CPP/Sipa USA/The Grosby Group