Por suerte la presentadora se encontró un buen samaritano que la ayudó arreglar su problema y llegar a tiempo a la ceremonia.
Anuncio

Fueron muchas las cosas que sucedieron durante la boda de Francisca y Francesco, llevada a cabo este pasado viernes en La Romana, República Dominicana. Hasta allá llegaron los familiares de los novios y decenas de invitados de dicho país, al igual que de varias ciudades de Estados Unidos y Europa. Por su puesto que no podían faltar los compañeros de trabajo de la presentadora dominicana, entre ellos Jessica Rodríguez, quien fue la encargada de hacer el reportaje para Despierta América (Univision), de todo lo que pasó en tan importante día.

Fue precisamente Rodríguez quien por poco se pierde el momento en el que los novios se dieron el sí y recibieron la bendición del padre. Y es que momentos antes de que empezara la ceremonia, la joven presentadora tuvo un pequeño accidente.

"Yo venía caminando por todo ese suelo, que todo Altos de Chavón es de piedras, yo vengo corriendo, y Carmen nuestra productora me dice, 'sigue corriendo que te estoy grabando'. Sigo corriendo con unos tacones así de altos y en una de esas me caigo. Miren el zapato cómo terminó", cuenta la presentadora del momento en que corría para llevar los ramos de flores que se les habían quedado a las damas del cortejo. "Miren esto, San Guillermo hay que decirle, Guillermo [era] el señor que nos estaba trasladando por todo el hotel, me dice, 'yo te arreglo el zapato porque tú llegas a esa boda hoy'. Le la nada saca un cuchillo, rompe el zapato, y después no sé cómo en el auto tenía goma, era como zapatero. Me arregla el tacón y me quedó perfecto. Bailé toda la noche, ustedes lo vieron. A ese zapato nunca le pasó nada".

jessica rodriguez
Credit: Instagrams/Jessica Rodríguez
Jessica Rodriguez
Credit: Video/Despierta América

Por suerte la presentadora no se lastimó y gracias a Guillermo, puedo llegar a tiempo para presenciar el momento en que su amiga caminó hacia el altar y le dio el sí a su amado. Sin duda, tuvo mucha que suerte que sus altísimos tacones dorados, atados al tobillo no le causaron más daño cuando se cayó. Eso sí, estaban espectaculares y le iban muy bien a su tarje strapless.