November 27, 2018 02:36 PM

Su inconfundible melena rubia y sus 35 años de carrera llena de éxitos le han valido el título de la Chica Dorada, pero según nos ha confesado Paulina Rubio en esta entrevista íntima en nuestras oficinas de Nueva York, no siempre se sintió en lo más alto.

“Me sentía el patito feo de Timbiriche”, reconoció. “Porque era la más chica, la más flaquita y Beni [su manager] me decía que era el cuerpo de mago, “nada por aquí y nada por allá”.

“Tener una madre como la mamá que yo tengo me hace admirar la belleza desde siempre, y desde afuera hacia dentro”, recuerda sobre la época en la que admiraba cómo su madre se arreglaba, se ponía el maquillaje cuidando cada detalle. “Siempre me ha dicho que su sonrisa es su mejor carta de presentación”.

La mexicana que acaba de presentar su nuevo disco, Deseo, reconoce que para ella hay una diferencia muy clara entre lo que es el maquillaje y la estética y lo que es la belleza. “La belleza se tiene que cuidar con lo que comes, lo que lees, lo que absorbes e ingieres”.

Y hablando de lo que ingiere, también nos reconoció que hace un “master cleansing” una vez al mes. Para los que no conozcan el método, se trata de un plan de desintoxicación del organismo bastante intenso durante el que durante unos días solo tomas una mezcla de pimienta cayena, limón, agua, y sirope de arce.

A sus 47 años y con una figura espectacular, Paulina se define a sí misma como una deportista. “Dietas las he probado casi todas, pero mi mayor consejo es hacer muchísimo ejercicio, yo soy deportista nata desde muy chiquita”.

Tal Vez Te Guste

EDIT POST