A la primera dama le importó más el estilo que el frío.

By Yolaine Díaz
January 02, 2018 01:51 PM

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

No cabe duda de que el 2017 fue un gran año para Melania Trump. La exmodelo no solo se mudó a la Casa Blanca junto a su esposo, el presidente Donald Trump, sino que también dio mucho de qué hablar gracias a los exquisitos y a veces controversiales atuendos que portó durante los primeros 12 meses de su labor como primera dama. Tanto para recibir a mandatarios de diferentes países del mundo como para acudir a una fiesta en el extranjero o visitar una zona de desastre, Melania siempre estuvo en la boca de todos y al parecer su propósito para el 2018 es seguir siendo el centro de atención. Y es que justo el primer día del nuevo año, la primera dama obvió las gélidas temperaturas que están azotando la costa este del país y llegó a Washington un poco desabrigada.

Resulta que la familia pasó unos días de vacaciones en su mansión en Palm Beach, FL, y regresaron a la Casa Blanca en las horas de la noche del 1ro de enero cuando la temperatura se sentía casi bajo cero y los fotógrafos captaron a Melania ataviada con un pantalón de cuero color rojo vino de Helmut Lang que cuesta $920, un top de cuello alto del mismo color y una chaqueta crema cruzada.

Chris Kleponis - Pool/Getty Images
Chris Kleponis - Pool/Getty Images

Pero lo que más llamó la atención es que a Melania no pareció importarle el frío y no llevó bufanda y tampoco botas, sino que prefirió darle un toque chic a su look llevando zapatos superaltos de punta de Christian Louboutin. La esposa del presidente también olvidó los guantes y dejó que su fino bolso color rojo vino de Hermés adornara su mano. No cabe duda de que para la primera dama el estilo está ante todo.

Advertisement


EDIT POST