January 02, 2018 01:51 PM

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

No cabe duda de que el 2017 fue un gran año para Melania Trump. La exmodelo no solo se mudó a la Casa Blanca junto a su esposo, el presidente Donald Trump, sino que también dio mucho de qué hablar gracias a los exquisitos y a veces controversiales atuendos que portó durante los primeros 12 meses de su labor como primera dama. Tanto para recibir a mandatarios de diferentes países del mundo como para acudir a una fiesta en el extranjero o visitar una zona de desastre, Melania siempre estuvo en la boca de todos y al parecer su propósito para el 2018 es seguir siendo el centro de atención. Y es que justo el primer día del nuevo año, la primera dama obvió las gélidas temperaturas que están azotando la costa este del país y llegó a Washington un poco desabrigada.

Resulta que la familia pasó unos días de vacaciones en su mansión en Palm Beach, FL, y regresaron a la Casa Blanca en las horas de la noche del 1ro de enero cuando la temperatura se sentía casi bajo cero y los fotógrafos captaron a Melania ataviada con un pantalón de cuero color rojo vino de Helmut Lang que cuesta $920, un top de cuello alto del mismo color y una chaqueta crema cruzada.

Chris Kleponis - Pool/Getty Images
Chris Kleponis - Pool/Getty Images

Pero lo que más llamó la atención es que a Melania no pareció importarle el frío y no llevó bufanda y tampoco botas, sino que prefirió darle un toque chic a su look llevando zapatos superaltos de punta de Christian Louboutin. La esposa del presidente también olvidó los guantes y dejó que su fino bolso color rojo vino de Hermés adornara su mano. No cabe duda de que para la primera dama el estilo está ante todo.

You May Like

EDIT POST