La chilena fue una adelantada a su tiempo al lanzar una marca independiente dirigida por mujeres y centrada en el diseño ético más apetecible.

By Irene San Segundo
March 13, 2019 10:44 AM

Después de treinta años dedicada a hacer la moda más honesta, original y atemporal, María Cornejo, la diseñadora chilena más internacional, nos abre las puertas de su estudio en Nueva York para repasar y celebrar una carrera sin igual.

Fusión fashion

María Cornejo nació en Chile, se crio en Gran Bretaña y ha vivido y estudiado en capitales de la moda como París y Nueva York, donde reside ahora con su familia. El estilo de su firma, Zero + María Cornejo, es único, global e inconfundible, y es resultado inevitable de este crisol cultural del que está orgullosa. “Para mí es muy importante el color. En las partes más alegres y divertidas de mis colecciones es donde sale mi lado más latino. También tengo la influencia británica en el sentido del humor. [Además] viví en Francia y de ahí mi lado más chic, elegante de los franceses. Pero los colores y los estampados son siempre de mi lado latino y eso es lo que más me interesa”, dice.

Adelantada a su tiempo

Apenas ahora empezamos a hablar de sostenibilidad y del boom de esta tendencia en el mundo de la moda, pero en su estudio ya se aplicaban estas reglas antes de que apareciera la fast y slow fashion. “Decidí ser sostenible desde el principio después de trabajar para grandes compañías y ver la cantidad de desperdicio que generaban. […] Mi meta siempre ha sido ser capaz de crear algo bonito, rico, muy deseable y a la vez sostenible”, asegura. Entre otras medidas en esa línea, Cornejo fabrica el 84 por ciento de su colección en Nueva York. “Es muy importante saber quién hace la ropa, que las trabajadoras son tratadas correctamente, que tienen recursos sociales y que están bien cuidadas”.

Mujeres al poder

Cornejo está orgullosa de dirigir una compañía esencialmente de mujeres, desde las costureras que hacen su ropa en Nueva York, Bolivia e Italia, a su equipo de comunicación y sus tiendas. Cuenta que para su nueva colección se ha inspirado precisamente en las mujeres fuertes e influyentes que están cambiando el mundo con su trabajo y su voz. “Se puede ver en las siluetas y los estampados. Para el estampado me inspiré en una obra de la artista chilena Gracia Barrios, que es como un mapa de Latinoamérica hecho con caras”, explica.

Valor humano

Todos los materiales que ha utilizado en esta colección son naturales y orgánicos: lino, denim, viscosa biodegradable y un algodón orgánico que obtienen en La Paz, Bolivia, donde colaboran con una cooperativa de mujeres que gracias a esta labor pueden generar un ingreso para ayudar a mantener a sus familias trabajando sin salir de casa.

Treinta años no es nada

Después de sacudir el mundo de la moda con su primer proyecto fashion en los años ochenta: Richmond Cornejo, reinventarse y triunfar con su propia marca, abrir tiendas en Nueva York y Los Angeles, recibir el premio a la sostenibilidad otorgado por The Fashion Group International, vestir a una primera dama de Estados Unidos y crear una familia a la vez, a la diseñadora aún le queda mucho por hacer y celebrar. ¿El futuro? Reconoce que le fascinan los avances tecnológicos que se han puesto en marcha en el sector de la moda sostenible, como los tejidos ecológicos hechos a partir de plásticos reciclados o hasta de champiñones. “Es alucinante, nos va a explotar la mente con lo que está por venir”.

Advertisement


EDIT POST