Por Irene San Segundo
Diciembre 12, 2018
Anuncio

Después de aparecer en los periódicos de todo el mundo y afrontar una oleada de críticas por quemar sus excedentes de ropa y accesorios valorados en unos $38 millones para que la marca “no perdiera valor”parece que Burberry está cambiando de rumbo hacia un futuro más sostenible.

Ahora, según un artículo publicado en la revista Forbes, la mítica firma británica se ha unido a las compañías que se dedican a vender online prendas de lujo de segunda mano, como Threadup, Vestiaire Collective o The RealReal, al ver que hay mucha demanda.

¿Cómo hacerlo? Una de las iniciativas que han puesto en marcha incluye convertir los sobrantes de la piel que no se usa al hacer un bolso o un cinturón en otros productos a través de una colaboración que han hecho con la marca de moda sostenible Elvis & Kresse.

Esta marca se especializa desde hace trece años en elaborar maletas, bolsos y accesorios de piel usando exclusivamente material reciclado de otras prendas.

En la misma línea, Banana Republic, que pertenece al grupo The Gap, ahora ofrece a través de la sección “The Luxe” piezas de segunda mano como bolsos y alguna que otra joya de Hermès, broches de Chanel o bolsos de Louis Vuitton.

Y como te mostramos en una entrevista con la diseñadora mexicana Carmen Gama, la marca Eileen Fisher tiene una línea entera dedicada a moda hecha a partir de otra ropa reciclada, Renew.

“[Cuando estudiaba] en Parson´s me di cuenta de lo que la industria es en realidad, los estragos que genera en el medio ambiente y a las personas que la producen y me di cuenta de que yo no quería traer más ropa al mundo porque en realidad no necesitamos más ropa. […] De mis profesores aprendí a diseñar con un propósito porque el mundo ya no necesita más vestidos bonitos”, explica la diseñadora a cargo de Renew.