La actriz mexicana compartió unas imágenes al natural de cómo luce su figura con los "rastros de mis embarazos... Vivamos sin tantos filtros, por favor".
Anuncio

Su belleza natural y sin postureo son dos características que definen a Ludwika Paleta. Le gustan las redes y las usa, pero siempre con transparencia y sin necesidad de aparentar lo que no es.

Su más reciente publicación en Instagram así lo reclama. La actriz mexicana de 43 años compartió dos imágenes de su cuerpo en bikini y al natural sin filtros de ningún tipo.

Con esta imagen quiso reivindicar los cuerpos tal cual son, mapas de vida y experiencias tales como los embarazos que, aunque dejan su rastro, también pueden recuperarse y mantenerse saludables con los cuidados y mimos personales.

Ludwika Paleta
Credit: IG/Ludwika Paleta

Ese es su caso. La protagonista de Rumbos paralelos quiso enseñar a sus seguidoras lo bonito de aceptar la figura tal cual y es, sin miedo al qué dirán o las críticas.

El tiempo pasa y con los años se viven cosas que significan eso, que se ha vivido. Esa es su reflexión más importante de esta publicación. Desde una paradisíaca playa se dejó ver en tremendo bikinazo y con unas curvas que enmudecieron a sus seguidores.

"Buenos días, tengo que confesar que dudé en subir estas fotos. No las quise retocar y estamos desacostumbrados, o por lo menos yo, a ver los cuerpos sin 'arreglar'. Así es mi cuerpo, lo cuido, lo alimento bien, y aunque todavía quedan ahí rastros de todas la pastas y pizzas que me comí en mis vacaciones, también están los rastros de mis embarazos, el ejercicio y el cuidado que le doy. Vivamos sin tantos filtros por favor ", escribió.

La lluvia de piropos y aplausos tanto por sus instantáneas como por sus comentarios no se hicieron esperar. "Tu belleza está fuera de este mundo", "Dios mío", "Esos ejercicios están dando fruto", "Muy trabajada tu figura", escribieron tan solo algunos a la mamá de Nicolás, quien acaba de debutar como actor.

Así, al natural, con las marcas de la vida pero también con los cuidados necesarios para el bienestar, fue como Ludwika volvió a causar sensación y dar una bonita lección.