Luciendo más delgada y con un gesto muy serio, la escritora usó 2 piezas de vestir con mensajes en honor al padre de sus 7 hijos quien podría enfrentar años de prisión de ser encontrado culpable de homicidio involuntario.
Anuncio

Hilaria Baldwin usó su guardarropa para mostrar el apoyo incondicional a su esposo Alec Baldwin, quien fue acusado este jueves de homicidio involuntario por el tiroteo fatal en el set de filmación de "Rust" en octubre del año pasado.

La escritora de 39 años lució un suéter con capucha en color marrón con las palabras "humano" escritas en el frente cuando pasó a recoger a sus hijos frente a su casa en Greenwich Village.

La también instructora de yoga, quien ha enfrentado duras críticas en el pasado por supuestamente fingir su herencia española, complementó el look con unos pantalones ajustados negros de textura de tipo cocodrilo negras y una pantuflas con perlas del mismo tono.

Hilaria Baldwin
Credit: Mega/The Grosby Group

Según reportes del Daily Mail, la también presentadora fue captada este jueves vistiendo una sudadera verde con la palabra "empatía" estampada. "Se veía pálida y usaba grandes anteojos oscuros para cubrir su rostro", se lee en el artículo. Mira el otro look aquí.

Este jueves los fiscales de Nuevo México presentaron dos cargos de homicidio involuntario contra el actor por disparar accidentalmente a la directora de fotografía Halyna Hutchins en el set durante la grabación del filme Rust el 21 de octubre del 2021. De ser encontrado culpable podría ser enviado a prisión por cinco años.

Hannah Gutierrez-Reed, quien cargó el arma ese día y fue responsable de las armas en el set, también será acusada de dos cargos de homicidio involuntario. El primer asistente de dirección de la película, Dave Halls, quien le entregó el arma a Baldwin, aceptó un acuerdo de culpabilidad por un cargo de uso negligente de un arma mortal, reportó el New York Times.

Cabe recordar que la tragedia ocurrió cuando Baldwin y Hutchins se encontraban ensayando con un revólver antiguo una escena en el rancho Bonanza Creek, en Nuevo México. La directora de fotografía le estaba señalando la posición exacta donde debería quedar su mano y se disparó el arma, que se suponía estaba cargada con armas de fogueo.