La cantante Lizzo ha posado totalmente desnuda y sin filtros para reivindicar la belleza de los cuerpos reales y las fotos sin retocar, una causa por la que la marca Dove lleva años luchando.

Por Pilar Sopeséns
Abril 22, 2021
Anuncio
Lizzo y Dove por la belleza real
Credit: IG Lizzo

Ganadora de varios premios Grammy, y múltiples discos de platino, la cantante estadounidense Lizzo se ha convertido en una defensora de la belleza real, tanto por sus atrevidos atuendos durante actuaciones y apariciones públicas, como por el contenido que comparte en sus redes sociales. 

Es por eso que la firma de productos de belleza Dove la ha fichado en su última campaña The Selfie Talk, dentro de su iniciativa Dove Self-Esteem Project, que lucha para empoderar a las siguientes generaciones enseñándoles a amar sus cuerpos tal y como son, y cambiar el concepto actual que asocia la belleza con la perfección irreal. 

15 años después de lanzar su cortometraje Evolution, en el que se ve cómo se manipulan las imágenes con photoshop para su uso en medios y publicidad, Dove continúa la conversación con un nuevo vídeo, Reverse Selfie, inspirado por preocupantes datos. Según un estudio realizado por la marca, a la edad de 13 años, el 80% de las niñas edita sus fotos antes de compartirlas en redes sociales. 

El cortometraje muestra cómo las herramientas para alterar imágenes están al alcance de todos y lo fácil que es distorsionar la realidad, así como la presión a la que están sometidas las personas, especialmente las mujeres jóvenes, por aparecer perfectas en sus fotos. 

Además, según datos de Statista, la cantidad de tiempo que los adolescentes pasan online se ha duplicado durante la pandemia, incrementándose de un 22% a un 44%, aumentando también su exposición a imágenes distorsionadas, lo que puede llevar en última instancia a disminuir su autoestima. 

Por eso es tan importante llegar hasta ellos y trasladarles el mensaje correcto. El 82% de los padres hablan de sexo con sus hijos según Planned Parenthood, pero solo el 30% conversa con ellos sobre las presiones de las redes sociales. Aquí entra en juego The Selfie Talk, una iniciativa que busca crear una conversación con una persona más joven para ayudarles a ser su versión más confiada y tener una experiencia positiva online. Una misión en la que se ha involucrado la cantante Lizzo, quien recientemente compartió una foto suya, completamente desnuda y sin retocar, con sus fanáticos. 

"Me encanta cómo es de creativa esta generación en la manera en la que se expresan. Es realmente inspirador ver cómo la gente toma su identidad y su belleza en sus propias manos", expresó Lizzo en un comunicado. "Sin embargo, la gente está sufriendo con su imagen y su autoestima más que nunca. Esto se amplifica por la presión creciente de mostrar una versión distorsionada digitalmente de nosotros mismos, reforzando la idea de que nuestra belleza real no es suficientemente buena o merecedora de likes. Es por eso que The Dove Self-Esteem Project y yo queremos que tengas 'la charla del selfie' con una persona joven que esté en tu vida. Esto le ocurre a gente joven de todas partes así que hablemos de ello". 

La iniciativa Dove Self-Esteem Project se estableció en el año 2004 con el propósito de crear un mundo en el que la belleza es una fuente de confianza en uno mismo, no de ansiedad. 

"Durante 60 años, Dove ha defendido la belleza real. Parte de ese [compromiso] es nuestra marca "no alteración digital", que te dice que la gente en nuestros anuncios son tal y como los ves en la vida real", explica Firdaous El Honsali, Director de Comunicaciones globales y Sostenibilidad. "Con el alza de las redes sociales, la deformación digital ocurre a escala mucho mayor, por gente más joven y sin regulación. Vemos mucha creatividad con el uso de filtros, pero cuando las aplicaciones de edición se usan para distorsionar y así formar parte de unos estándares de belleza que no se pueden conseguir en la vida real, puede dañar la autoestima de los jóvenes".

El proyecto está creado en colaboración con el Centro de Investigación de la Apariencia, en la Universidad de West England, que consulta con el mayor grupo de investigación del mundo sobre el papel de la apariencia y el cuerpo humano en la vida diaria de las personas. 

"Docenas de estudios recientes han demostrado que las redes sociales puede impactar de manera negativa en la confianza, el estado de ánimo y la autoestima", comparte la psicóloga investigadora y profesora de dicha universidad, Philippa Diedrichs. "Este riesgo crece cuando los usuarios pasan grandes cantidades de tiempo compartiendo selfies, usando apps de edición y filtros para alterar su apariencia, comparándose con otros y buscando la validación a través de comentarios y likes".