La actriz también aseguró que tenía que usar plantillas con todos los zapatos.
Anuncio

La serie Emily in Paris de Netflix es una de las más populares de los últimos tiempos y por muchas razones. Además de contar con las actuaciones de increíbles actores como Lily Collins, Ashley Park y Philippine Leroy-Beau, entre otros, la serie también le ha fascinado a miles de personas, gracias a los increíbles looks que portan las actrices principales, en especial lo que le lleva Collins.

En las dos temporadas del show, hemos visto a la actriz con piezas chic y modernas que todas queremos tener. La encargada de hacer que las actrices brillen como nunca es la estilista Patricia Field, la misma que por años hacía el estilismo de la serie Sex and the City. Para complementar los fabulosos atuendos de las actrices, Field elige bolsos increíbles y zapatos espectaculares y con tacones bastante altos. Es por eso, que Collins tuvo uno que otro problemita durante las grabaciones.

Resulta que a la talentosa actriz se le hacía un poco difícil caminar por las calles empedradas de París y por lo mismo tenía que ver a un podiatra cada semana.

"Yo literalmente iba al podiatra cada semana para revisar mis pies porque estaba usando tacones todo el tiempo", dijo Collins durante una entrevista en The Tonight Show Starring Jimmy Fallon. "Me tuvieron que hacer plantillas para todos los zapatos. En serio, no estoy jugando. Me sentía muy anticuada".

Y es que debe ser una misión bastante complicada caminar por esas calles empedradas con tacones tan altos y muchas veces tan incómodos. Y es que al parecer los favoritos de la actriz son los de la marca Christian Louboutin. En una entrevista, la estilista de la serie aseguró que Collins pidió que la mayoría de los zapatos fueran de dicha marca. "Al parecer ella los maneja muy bien porque nunca mostró ninguna dificultad al moverse", contó Fields en una entrevista.

Lo cierto es que queremos seguir viendo los increíbles looks de Lily en la serie y por su puesto, también los fabulosos zapatos que, aunque sean incómodos de llevar, lucen perfectos.