La joven de 30 años unió su vida a la de Michael Lewis, un millonario sudafricano de 62.

Anuncio

El gran parecido que tiene a su tía la desparecida princesa Diana, y su increíble porte y belleza, han convertido a Lady Kitty Spencer en toda una celebridad, especialmente entre los amantes de la moda y la realeza. La joven es la hija mayor de Charles Spencer, el hermano mayor de Lady Di, y desde que regresó a vivir a Inglaterra después de haber pasado su niñez junto a su mamá en Sudáfrica, se ha vuelto una de las socialités más fotografiadas de Europa y la hemos visto asistir a los eventos más importantes. Es por eso por lo que su boda, realizada este fin de semana, fue todo un acontecimiento.

La joven de 30 años se casó con Michael Lewis, un millonario sudafricano de 62, en una espectacular ceremonia celebrada en la exclusiva Villa Aldo Brandini, en Frascati, Italia. Para tan importante ocasión, la joven eligió no uno ni dos vestidos, sino seis, algo que ha dado mucho de qué hablar.

La casa de moda encargada de diseñar los fabulosos vestidos fue Dolce & Gabbana, una marca muy cercana a la novia, y con la que hace algunos años caminó su primera pasarela en Milán. Empecemos por el primer traje, el más clásico de todos y también el más imponente. Este diseño de encaje blanco, fue inspirado en la época victoriana y tenía cuello alto, mangas abullonadas y falda vaporosa. Este increíble traje hacía lucir a Spencer como toda una princesa de cuento. Su velo de tul con detalles de encaje era sencillo pero muy elegante.

Durante la celebración, la socialité también llevó un espectacular traje azul strapless de tul con llamativas aplicaciones florales. Este diseño también llevaba una capa del mismo material y, al igual que el vestido blanco, acentuaba su diminuta cintura.  En un video que publicó la marca en su cuenta de Instagram, se pueden apreciar algunos detalles de los otros vestidos que portó Spencer.

Aunque uno de los vestidos no se puede apreciar muy bien dicha publicación, pudimos ver que era dorado con mucha pedrería y seguro una que otra aplicación floral, uno de los toques que caracteriza la marca. Su último cambio fue un hermoso traje crema de organza con los hombros al descubierto, flores pintadas a mano y pedrería. Sin duda, la boda de Spencer fue como un cuento de hadas. ¿Cuál es tu traje favorito?