Lady Gaga da vida a Patrizia Reggiani, quien mandó matar a su exesposo Maurizio Gucci, nieto del fundador del famoso imperio italiano.

Anuncio

Como si de una telenovela se tratara, la familia Gucci creadora del lujoso imperio de moda y de uno de los logos más reconocibles del mundo, cuenta en su historia con un capítulo lleno de drama, sangre y lágrimas. 

Por eso Hollywood se ha fijado en este episodio de la casa italiana y lo va a llevar a la gran pantalla. La película, titulada House of Gucci, está protagonizada por Lady Gaga y Adam Driver, en la piel de Patrizia Regiiani y Maurizio Gucci, nieto del fundador de la marca, Guccio Gucci, famoso entre otros asuntos porque casi lleva a la ruina el imperio creado por su abuelo.

En 1995, Maurizio Gucci murió a manos de un sicario contratado por su exmujer, Reggiani, quien fue condenada por el asesinato y permaneció en la cárcel durante 18 años, hasta que fue excarcelada en 2006. 

Después de su nominación al Oscar por su papel en A star is born, junto a Bradley Cooper, y tras protagonizar noticias mucho menos agradables, la estrella de la canción vuelve al cine caracterizada como esta millonaria italiana, y lo hace muy bien acompañada. Además de Driver, en la cinta podremos ver a Jeremy Irons, Al Pacino o Jared Leto entre otros primeros nombres, interpretando a diferentes miembros de la familia Gucci. Todos bajos las órdenes de Ridley Scott, famoso por otras películas como Alien, Blade Runner o Gladiator

Hace unos días, la intérprete de Poker Face compartió en su cuenta de Instagram una foto de ella y Driver caracterizados como la opulenta pareja de los años 70 y 80. Él con un suéter tejido con ochos en color beige, y gafas retro; ella con mucha joyería dorada y un cálido gorro de piel. Un viaje instantáneo a los años 80. 

La película se está rodando en las localizaciones que fueron testigo de los hechos reales del suceso y se basa en el libro The House of Gucci: A Sensational Story of Murder, Madness, Glamour, and Greed de Sara Gay Forden.  Hemos visto a Lady Gaga y Driver en Milán, el Lago Como y también en los Alpes suizos.

Aunque aún tendremos que esperar a noviembre para disfrutar del filme, ya hemos conseguido ver algunas fotos de sus protagonistas caracterizados, y no nos puede gustar más. Obviamente, la moda cobra especial importancia en esta película, no solo por tratarse de una de las familias más influyentes en la industria, sino porque la acción se desarrolla en los años 80 y 90, y como sabemos, la estética juega un papel muy importante en dar realismo a la historia.

Por su parte, la cantante luce mejor que nunca con su cabello más corto y castaño. En algunas escenas con los clásicos cardados de los años 80 y un maquillaje cargado, como se estilaba en la época. 

Lady Gaga y Adam Driver House of Gucci película
Credit: Ciao Pix/The Grosby Group

En esta imagen, con un favorecedor vestido rojo y un abrigo de piel, en compañía de Al Pacino rodando en Roma. 

Lady Gaga y Adam Driver House of Gucci película
Credit: Backgrid UK/The Grosby Group

Otra traje que grita Italia por los cuatro costados es este modelo de encaje blanco, elegido para una escena en el Lago Como de Italia. De nuevo los accesorios dorados son clave en los estilismos de la actriz. 

Lady Gaga y Adam Driver House of Gucci película
Credit: Backgrid UK/The Grosby Group

También en el lago, Driver y Gaga rodaron una romántica escena. En este caso, ella lucía un minivestido estampado con escote en V, que perfectamente podríamos ponernos hoy en día. 

Lady Gaga y Adam Driver House of Gucci película
Credit: Shutterstock

Este vestido camisero de lunares con cinturón con el que vimos a la cantante rodando en Milán, es uno de nuestros favoritos. 

Tampoco han pasado desapercibidos los conjuntos que presume en las escenas filmadas en los Alpes suizos, como este ajustado enterizo rojo brillante combinado con un cinturón. 

Maurizio Gucci y Patrizia Reggiani se casaron en 1972 y fueron presa de la prensa amarilla italiana por su estilo de vida lleno de escándalos y peleas públicas. En 1985, él abandonó a su esposa y madre de sus dos hijas, por otra mujer. Reggiani amenazó con matarle y finalmente lo hizo. 

Famosa por su personalidad fuerte y codiciosa, a Reggiani se le atribuye la frase "Prefiero llorar en un Rolls-Royce que ser feliz en una bicicleta".