Ayer domingo volvimos a ver a la reina Isabel después de su llegada a Norfolk, donde pasará un año más las fiestas navideñas acompañada de sus seres queridos. Mientras que el duque de Edimburgo continúa hospitalizado, la bella Sophie de Wessex acompañó a su suegra a misa, con esa elegancia clásica que define su famoso estilo.

By Nuria Domenech
December 23, 2019

Después de las simpáticas imágenes de la reina Isabel comenzando sus fiestas de Navidad viajando en tren a su residencia de Sandringham, ataviada de rosa con un pañuelito en la cabeza, ayer volvimos a verla cuando acudía a la misa del domingo.

Allí seguramente aprovechó a orar por su esposo, el duque de Edinburgo, quien continúa ingresado en el hospital aquejado de una dolencia sin definir.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETIN

La monarca llegó en auto a la iglesia de Santa María Magdalena con un conjunto verde que seguramente preparó con cariño su estilista favorita. ¡Gracias a ella sabemos que Isabel II se cambia de look hasta siete veces el 25 de diciembre!

Sentada junto a la soberana, llegó su nuera, Sophie de Wessex. La esposa de su hijo Edward es la personal shopper de su sobrina Kate Middleton. Desde luego, no es de extrañar: la mujer del príncipe Eduardo se convirtió durante los últimos años en una de las personas que más resalta de la familia real británica por su elegancia y saber estar.

Esta vez Sophie de Wessex destacó una vez más por su fabuloso look frente al duro clima del invierno, envuelta en un gran abrigo de la firma Armani, sobre un extraordinario pantalón de Emilia Wickstead.

Aunque la pieza de la que todo el mundo habla es su sombrero color camel, rodeado de plumas de faisán de Hicks & Brown.

La reina pasará un año más sus vacaciones navideñas en Norfolk, donde se espera que acudan sus seres queridos para acompañarle en la tradicional misa de Navidad. Los grandes ausentes este año serán los duques de Sussex, quienes pasarán la Navidad en Canadá, junto al príncipe Archie y su abuela, la mamá de Meghan Markle.

Advertisement